Sevilla

Detenido en Sevilla por intentar matar a puñaladas a su padrastro tras una discusión económica

  • El agresor y la víctima tenían un negocio en común, un lavadero de coches, del que el primero quería desvincularse y reclamaba su parte

  • La víctima recibió doce puñaladas y salvó la vida gracias a la ropa de abrigo que llevaba

Detalle del abrigo de la víctima, que amortiguó las cuchilladas. Detalle del abrigo de la víctima, que amortiguó las cuchilladas.

Detalle del abrigo de la víctima, que amortiguó las cuchilladas. / DGP

La Policía Nacional ha detenido en Sevilla a un hombre de 31 años que intentó matar con un machete a su padrastro, con el que mantuvo una discusión por motivos económicos derivada de un negocio que tenían en común. Llegó a apuñalarle hasta doce veces, e incluso le alcanzó dos veces en zonas vitales del cuerpo. La víctima, que tuvo que ser operada de urgencia, salvó la vida gracias a la ropa de abrigo que llevaba. El agresor también le golpeó con un bate de béisbol.

Los hechos ocurrieron el 10 de diciembre en la avenida Alcalde Manuel del Valle, en el distrito Macarena. Allí se produjo una primera pelea entre el agresor y la víctima, que regentan un lavadero de coches. Según ha informado este lunes la Policía, ambos se enzarzaron en una riña en plena calle, intercambiando varios golpes. Fueron separados por varias personas, testigos de la trifulca.

Tras ese primer enfrentamiento, el hijastro regresó con un machete de grandes dimensiones y un bate de béisbol, armas con las que atacó a su padrastro y socio. Le asestó doce puñaladas, todas ellas dirigidas a la zona lumbar e intercostal. Dos de ellas alcanzaron órganos vitales, pero las restantes no lo hiciron porque el abrigo de la víctima amortiguó las acometidas. El herido fue trasladado al hospital por un testigo, mientras que el autor de la agresión se dio a la fuga. 

La Policía Nacional abrió una investigación nada más tener conocimiento de lo ocurrido. Los agentes del grupo de Policía Judicial de la comisaría del distrito Macarena averiguaron que la discusión comenzó por el negocio del lavadero, del que el presunto agresor quería desvincularse. Por ello, reclamaba a la víctima su parte proporcional de la inversión, que el padrastro no le devolvía. 

El agresor fue identificado rápidamente. Se trata de un joven con antecedentes varios, sobre el que incluso pesaba una reclamación judicial de búsqueda e ingreso en prisión por otra causa. La Policía estableció un dispositivo para localizarlo y detenerlo, que dio sus frutos el 30 de diciembre. El juez de Guardia decretó su ingreso en prisión provisional por una tentativa de homicidio. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios