Sevilla

Dimite el Defensor del Ciudadano tras dos meses sin poder contactar con el alcalde

  • Barranca expone a Espadas por 'mail' que lleva diez meses sin convocar la comisión de sugerencias por la falta de secretario

Comentarios 1

El Defensor del Ciudadano, José Barranca, presentó ayer su dimisión irrevocable al alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Tuvo que hacerlo por correo electrónico, ya que lleva dos meses intentando mantener una reunión con Espadas sin éxito. "Al final tengo que hacer uso de este medio, que considero el menos apropiado en este caso. He intentado ser celoso en el uso de las formas, pero al final me tengo que dar por vencido", dice el Defensor -cuyo nombre oficial es el de presidente de la Comisión Especial de Sugerencias y Reclamaciones- en el inicio de su correo.

Barranca explica que lleva casi diez meses en funciones, "y para una persona activa y responsable como yo, es un auténtico absurdo seguir en esta situación". Desde el mes de junio del año pasado no se puede convocar la comisión porque carece de secretario. Esto, para Barranca, incumple el reglamento de este órgano. "Es inadmisible que esto suceda, cuando existe un presidente en funciones, pero totalmente anulado e inoperativo por esta circunstancia que impide el funcionamiento de la comisión, hecho puesto en conocimiento de los responsables en más de una ocasión", añade la misiva.

El Defensor continúa explicando que la comisión "basa su razón de ser en la independencia", algo que no es posible porque ha sufrido "el enésimo cambio de ubicación", el quinto en su mandato. "El hecho de compartir espacio con otras dependencias y funcionarios de este Ayuntamiento contraviene de entrada el espíritu y el funcionamiento de la comisión".

Para Barranca, el futuro de este órgano "no es nada esperanzador ni halagüeño". El hasta ahora presidente de la comisión de sugerencias le recuerda al alcalde que lleva dos meses intentando mantener un encuentro con él para exponerle personalmente todas estas deficiencias, pero que "no ha sido posible en ningún momento". Por ello, el Defensor considera que su período al frente de la comisión "ha llegado a su fin". "Para mí ha sido un honor y orgullo mientras duró, pero soy una persona activa y esta situación de provisionalidad y de inacción no me reconforta. Por esto, presento mi dimisión irrevocable", dice Barranca, antes de desarle lo mejor al alcalde por el "bien de Sevilla". "Y no olvide: Nihil prius Sevilla, ni colores, ni partidos", concluye el correo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios