Sevilla

Ecologistas se manifiesta contra la 'turistificación' que sufre la ciudad

  • Advierte que los ingresos que genera el sector van a parar a las multinacionales y no a los sevillanos

Un momento de la protesta organizada ayer en las 'setas'. Un momento de la protesta organizada ayer en las 'setas'.

Un momento de la protesta organizada ayer en las 'setas'. / andalucía información

Comentarios 14

Decenas de personas se manifestaron ayer en Sevilla bajo el lema Nuestra ciudad no se vende, se defiende para rechazar "el proceso de turistificación". Ecologistas en Acción, que convocó dicha marcha, descolgó una pancarta en el mirador de las setas de la Encarnación para criticar "el proceso de turistificación que se sufre" y con el lema: "La ciudad no es un parque temático. Sevilla no se vende".

"El turismo se ha convertido en una de las principales industrias, con un ritmo de crecimiento imparable a nivel internacional", señaló este colectivo, que agregó que "España, que fue el segundo país más visitado del planeta, tuvo 82 millones de visitantes en 2017 y unos ingresos turísticos de 62.000 millones de euros".

Para Ecologistas en Acción, los efectos de dicha actividad "están siendo devastadores para el territorio tanto a nivel social como ambiental". "Cada millón de turistas que se reciben en el país cuesta 11 millones de litros de combustible, 300 millones de litros de agua, 300 millones de litros de aguas residuales, 25 millones de kilogramos de dióxido de carbono y 1,5 millones de residuos", detallaron. "Basta multiplicarlo por 75 millones para obtener el impacto ambiental de la actividad", apuntó el portavoz de este colectivo, Pepe Guillén.

"En Sevilla más del 20% de las viviendas del casco histórico están destinadas al turismo, a lo que hay que añadirle las 21.600 plazas que se ofertan en establecimientos oficiales", refirió Guillén. Tal situación tiene consecuencias directas, "como la subida de los alquileres provocada por los apartamentos turísticos, que desplaza a la población en situación de mayor vulnerabilidad y a los comercios locales, lo que hace desaparecer el tejido social". "Los barrios cada vez se asemejan más a un parque temático que a un espacio de convivencia y esto nos obliga a convertirnos en un Mickey Mouse mal pagado o a salir de aquí", aseguró una de las participantes en la protesta. El colectivo criticó que los ingresos del turismo "no se traducen en beneficios para los habitantes, ya que el sector está cada vez más en manos de multinacionales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios