Sevilla

Educación investiga el despido de monitores en 25 comedores

  • El déficit de una empresa obliga a poner en la calle a 30 trabajadores que prestaban este servicio · Los empleados que siguen vigentes atienden a 25 niños, cuando la normativa establece un máximo de 15

Aumentan los problemas en los comedores escolares de Sevilla. Al contagio por salmonela en un colegio de Morón de la Frontera y a las críticas de los padres por el encarecimiento de este servicio así como por la baja calidad de muchas de sus comidas, se suma ahora la alarmante situación vivida en 25 centros educativos por la falta de personal en sus comedores tras el despido de 30 monitores de una empresa de catering, lo que ha provocado que los trabajadores que conservan su puesto tengan que atender a un número de niños que supera al establecido por la normativa actual. El déficit de personal ha motivado que el Ente de Infraestructuras Educativas (ISE) de la Junta abra una investigación para aclarar los hechos que han provocado un mal funcionamiento de este servicio público.

CCOO ha sido el primer sindicato en dar la voz de alarma. Desde principios de marzo la empresa Dujonka, más conocida como La Única, ha reducido la plantilla que trabaja en los comedores escolares en 30 empleados. La justificación de estos despidos, según la versión que la dirección de la empresa le ofreció al sindicato, fue la pérdida de ingresos desde que se puso en marcha la nueva fórmula de gestión de los comedores que obliga a las empresas de catering a hacerse cargo también del cobro del servicio por parte de las familias, labor que hasta el año pasado realizaba la Administración autonómica.

Según la dirección de La Únicas, muchas familias no han efectuado el pago, una situación que viene provocada -señalaron varias asociaciones de padres- por la tardanza en el cobro que en bastantes ocasiones es trimestral, alcanzando un coste muy elevado que es difícil sufragar en ciertas fechas del año, como la Navidad o la Semana Santa. Carmen Ortiz, secretaria de colectividades en la ejecutiva de Comercio y Hostelería de CCOO, señala al respecto que la empresa "ha optado por el despido de personal para hacer frente a las pérdidas para no tener que retirar el servicio a los niños".

Esta decisión, sin embargo, ha tenido "graves" consecuencias en la calidad del servicio. Los principales afectados han sido los niños de Infantil, menores de 6 años, ya que la normativa sobre atención en comedores escolares fija en un grupo máximo de 15 niños los que tienen que estar al cuidado de un monitor. Por contra, según denuncia CCOO, esta cifra se eleva a 25 en muchos casos, lo que provoca que los menores no estén bien atendidos en la etapa en la que aprenden a comer.

La central sindical ya ha avisado de esta situación al Ente de Infraestructuras y Servicios Educativos (ISE) de la Consejería de Educación, organismo al que corresponde la concesión de la gestión de los comedores escolares. Carmen Ortiz asegura que el ISE se ha comprometido a inspeccionar los colegios donde se ha detectado dicha merma, "aunque este asunto -añade la representante sindical- no debe quedar en una simple multa, sino que la Junta tiene que obligar a cumplir el pliego de condiciones, ya que puede sentar un peligroso precedente para las otras empresas que operan en el sector".

La Delegación Provincial de Educación ha asegurado que el problema ya está resuelto y que los comedores cuentan ya con su plantilla habitual, pese a lo cual se ha abierto una investigación para aclarar las causas y pedir explicaciones a la empresa adjudicataria del servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios