Desempleo

Empleo aspira a que 8.000 parados reciban cursos para su inserción laboral

  • El programa Integra prioriza a los residentes de barrios con necesidad de transformación social

Dos operarios trabajan en plena calle. Dos operarios trabajan en plena calle.

Dos operarios trabajan en plena calle. / José Ángel García

El gobierno socialista ha aprobado la tercera edición del plan de empleo Integra, que parte con más recursos económicos, más proyectos, una mayor previsión de beneficiarios y de inserción laboral y nuevos criterios para la selección de las personas beneficiarias. Este programa, que podría llegar a alcanzar en esta nueva edición a casi 8.000 personas, cuenta con un 20% más de presupuesto (2,4 millones) y un total de doce proyectos frente a los siete de la última edición. En esta ocasión, se ha incorporado como criterios de selección de los beneficiarios que sean residentes de barrios con necesidad de transformación social o de zonas que tienen aprobados planes integrales.

“Desde el inicio del mandato hemos recuperado recursos y puesto en marcha una estrategia amplia de formación, orientación e inserción laboral con recursos propios, de otras administraciones y del Fondo Social Europeo. En total, hemos llegado ya a casi 20.000 personas y hemos puesto en marcha programas por un importe de más de 45 millones”, explicó el delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, quien presentó ayer el programa acompañado de su equipo del Área de Empleo.

La tercera edición del plan Integra alcanzará los 2,4 millones, lo que supone un crecimiento del 20% respecto a la segunda edición y un millón de euros más que en el inicio del programa. El número de proyectos crecerá y pasará de 7 a 12 con dos para el distrito Norte, dos para el distrito Este-Alcosa-Torreblanca, dos para Macarena, dos para Cerro-Amate, uno en el Polígono Sur, uno en Palmera-Bellavista-Sur (excepto Polígono Sur), uno en Triana-Los Remedios-Casco Antiguo y un para San Pablo-Nervión. Cada proyecto tendrá una financiación de 200.000 euros, que será complementada con la aportación que realice cada una de las adjudicatarias.

En esta ocasión se fijan nuevas prioridades en la selección de beneficiarios. Además de los criterios de que sean desempleados de larga duración, personas con discapacidad, víctimas de violencia de género, inmigrantes o personas que se encuentren en procesos de rehabilitación o reinserción se contempla una prioridad para personas residentes en barrios con necesidad de transformación social dentro del plan aprobado por la Junta de Gobierno Local, y así como aquellas zonas que tienen aprobados planes integrales.

El programa parte con unos objetivos mínimos de 4.000 beneficiarios, 1.000 prácticas laborales y 360 inserciones efectivas (contratos de más de dos meses), aunque la estimación es que, como ha ocurrido en las dos ediciones anteriores, se superen ampliamente esos mínimos. Así, se calcula que se alcanzarán las 8.000 personas y que las inserciones laborales superarán las 600 de la anterior edición.

El delegado de Empleo, Juan Manuel Flores, presentando el programa de empleo. El delegado de Empleo, Juan Manuel Flores, presentando el programa de empleo.

El delegado de Empleo, Juan Manuel Flores, presentando el programa de empleo. / M. G.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios