calle rioja

Encuentro con Borges y 'doña' María

  • Hercúlea. Rafael Raya Rasero presentó en el Ateneo 'La Andalucíada', una epopeya de casi mil páginas con prólogo de Sánchez Dragó a la que ha dedicado 37 años de libros y viajes

De izquierda a derecha, Rafael Raya Rasero, Paco Robles, Alberto M. Pérez Calero, Jesús Solano, Alejandro Rojas-Marcos, Antonio Lucas y José M. Cabeza.

De izquierda a derecha, Rafael Raya Rasero, Paco Robles, Alberto M. Pérez Calero, Jesús Solano, Alejandro Rojas-Marcos, Antonio Lucas y José M. Cabeza. / Belén Vargas

Como no hay mitología sin héroes, el acto empezó con una ovación para Ignacio Echevarría, el ferrolano que dio su vida en Londres por defender a las personas libres del zarpazo de la sinrazón. El Ateneo de Sevilla, territorio de la lírica en el que Blasco Garzón presidió el bautismo literario de los poetas del 27, fue ayer escenario para la épica. El ateneísta Rafael Raya Rasero (Montilla, Córdoba, 1943), presentó su libro La Andalucíada. Epopeya de Andalucía (Clulipucar, Asociación Club del Libro Puerta de Carmona).

"Para epopeya la suya", diría al final Antonio José Lucas, director general de Innovación Cultural y del Libro. 917 páginas, 37 años de trabajo, "no existía internet cuando la empezó", en palabras de Paco Robles, presentador de la obra, 37 países visitados, más de mil setecientas entradas de nombres y lugares de la mitología. "Los andaluces somos más míticos que los griegos del siglo V antes de Cristo. En Sevilla, en tiempo de drones, hay gente que viene de una aldea, vienen con bueyes, eso es Gerión" (Robles). El final del acto coincidía con el paso del simpecado de la Macarena entre Cuna y Orfila, por donde Martín Villa pasa a llamarse Laraña.

"Los andaluces somos más míticos que los griegos del siglo V antes de Cristo" (Robles)

Esta obra hercúlea, como la califica Fernando Sánchez Dragó en el prólogo, fue el resultado de una frustración, en palabras de su autor. "Yo quería hacerle un monumento físico a Andalucía en la campiña cordobesa. Conservo una carta de Soledad Becerril cuando era ministra de Cultura. Tropecé con la cerrazón de los políticos locales y decidí hacerle un monumento literario". Además de los bueyes de Triana, émulos de Gerión y del último de los trabajos de Hércules, en el salón de actos del Ateneo había un rey mago de Oriente, la estela del monarca Baltasar al que encarnó en la Cabalgata del Ateneo Alejandro Rojas-Marcos.

Para apoyar la contemporaneidad de los mitos, el cine y la música,como recordó Robles, están llenos de ellos. También la política, empezando por el que encarnó al rey negro. El mismo año 1991 que Alejandro Rojas-Marcos llega a la Alcaldía de Sevilla, Rayael Raya Rasero publicó la primera parte de esta Andalucíada. Una obra con muchas historias de guerra y una de amor, la de la ninfa marina Turta y Poseidón, rey de los mares. La mitología tiene mucho de culebrón venezolano de Cabrujas: Poseidón le pone los cuernos a su esposa oficial, Anfrititi, que aparece junto a Neptuno en el cuadro de Sebastiano Ricci de la portada, para enamorarse perdidamente de Turta, la Gran Madre, teoría mitológica en la que Raya Rasero sigue la senda que le marcó su prologuista Sánchez Dragó. "No escribe prólogos para nadie", dice el autor... salvo que uno le invite a ver desde su balcón una procesión de la Semana Santa.

La mitología era también un precedente del Sálvame. Habidis es el producto de la relación incestuosa de Gárgoris con Luxia. Gárgoris y Habidis le dieron título a la obra que descubrió al gran público a Sánchez Dragó. El segundo fue salvado de las aguas como Moisés y como el Voudou de la película de Jean Renoir. Los dos junto a Gerión forman el triángulo de triciples.

La mitología se convirtió en la gran estrella de la presentación. El autor invitó a la Junta de Andalucía a promoverla y el director general del Libro tomó el guante y se comprometió a que el libro de Raya Rasero esté en todas las bibliotecas públicas andaluzas. Además del autor del prólogo, Raya Rasero se remitió a otra autoridad fundamental. "En el otoño de 1984 me reuní con Borges y María Kodama en el hotel doña María y el argentino me animó a dedicar toda mi vida a la mitología porque un pueblo sin mitos, como decía Borges...". Un pueblo sin pasado es un pueblo sin futuro. Raya Rasero le regaló al presidente del Ateneo un testimonio fotográfico de ese encuentro con el autor del Aleph con la rúbrica del argentino y de su esposa.

La obra se presenta como novela "porque es literatura", en palabras de su autor, una ficción enriquecida con la visita a museos, bibliotecas y yacimientos como los que le iba mostrando en la campiña cordobesa su amigo Juan Bernier, poeta del grupo Cántico. Rojas-Marcos lo recuerda como histórico militante del andalucismo y Raya Rasero se refirió a un viaje a Festos, en la isla de Creta, a un museo donde encontró un disco que figura en Heraklión y que Blas Infante consideraba patrimonio andaluz.

La cita de los bueyes de Gerión coincidió con el paso del simpecado de Triana por Orfila

José María Cabeza, ex conservador del Alcázar y directivo del Ateneo, leyó el texto del profesor Miguel Cruz Giráldez y de su propia cosecha recordó la iniciativa de Raya Rasero para organizar en el Ateneo un ciclo de mitología andaluza del que han llegado a celebrarse 18 sesiones con presencia de representantes de ciudades míticas -Sanlúcar de Barrameda, Carmona, Valencina de la Concepción- y especialistas en la mitología como Isidoro Moreno o Pilar León-Castro.

Novela o nivola, que diría Unamuno, Paco Robles defiende el carácter híbrido de esta obra, como lo era Divagando por la ciudad de la Gracia, de José María Izquierda, de la que nadie sabe "si es poesía, ensayo, libro costumbrista o tratado sobre estética". Vasos comunicantes entre Andalucía y Mesopotamia, andanzas de Hércules en Cádiz y Sevilla, presencia etimológica de Ulises en Lisboa. "Si Andalucía se cierra en sí misma, no es Andalucía", aprendió Robles de su maestro Manuel Ruiz Lagos. La mitología es una de las puertas más eficaces para evitar ese cerrojo. Mosaico de culturas y socorrido Crisol, que en el glosario onomástico de Raya Rasero es "personaje mencionado por Osiris durante la Primera Magna Asamblea".

La Iliada, La Eneida, Os Lusíadas y La Andalucíada. Mitos contra los tópicos. Al hablar de las tribus y estirpes, el autor dice que Tartessos fue "la más conocida, pero no la más importante". El libro tiene ilustraciones de Isidoro Borrego y José Vicente Cairón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios