Ordenanzas fiscales 2020

Espadas planea congelar los impuestos en 2020

  • Los técnicos entienden que el modelo fiscal actual es el idóneo para diseñar los presupuestos y afrontar el aumento del gasto en personal

Juan Espadas durante la presentación el año pasado de las líneas básicas de las ordenanzas fiscales para 2019. Juan Espadas durante la presentación el año pasado de las líneas básicas de las ordenanzas  fiscales para 2019.

Juan Espadas durante la presentación el año pasado de las líneas básicas de las ordenanzas fiscales para 2019. / José Ángel García

Juan Espadas afronta sus quintas ordenanzas fiscales con otro planteamiento bien distinto al desarrollado durante su primer mandato al frente de la ciudad. La apuesta es congelar los impuestos. La Delegación de Hacienda propone para 2020 acordar con los distintos grupos políticos de la Corporación realizar sólo ajustes leves en los impuestos, manteniendo el modelo implantado en los últimos años. La idea es no modificar el texto, por lo que sería necesario convocar un Pleno extraordinario. La bajada o subida de algunas tasas pueden efectuarse más adelante, como en la negociación de los presupuestos.

El gobierno socialista entiende que el modelo fiscal que existe es el más adecuado para diseñar las cuentas de la ciudad para el año que viene y afrontar los retos económicos del próximo ejercicio, que se encuentra marcado por un previsible aumento de los gastos de personal, del gasto social y de las transferencias corrientes a las empresas.

Los técnicos de Hacienda entienden que el mantenimiento de las limitaciones en cuanto al techo de gasto, ante la ausencia de una nueva regulación estatal y la realidad política estatal que aboca al inicio de un segundo año consecutivo con presupuestos del estado prorrogados, obligan a un diseño fiscal con una enorme prudencia para que no se vea reducida la capacidad de inversión y gasto social municipal.

Las tasas sí podrían experimentar cambios en la negociación de las cuentas

Uno de los aspectos que más preocupa a los socialistas es que cualquier reducción en los impuestos en estos momentos llevaría aparejada un recorte en el techo de gasto, lo que se traduce en las posibilidades reales de inversión y gasto social. Los técnicos detallan que hay que tener en cuenta que ya en 2018 las necesidades presupuestarias obligaron a rebasar en cuatro millones el techo de gasto. Para 2019 y con el actual ritmo de ejecución, el Ayuntamiento se encuentra también en el límite.

Los socialistas argumentan que en los últimos cuatro años se ha producido un descenso de la presión fiscal especialmente a familias y pequeños y medios empresarios. Entienden que prácticamente se ha aplicado el IPC interanual y se han producido reducciones especialmente en los principales impuestos: el IBI ha descendido un 8%; el ICIO ha descendido casi un 20% y es ya uno de los más bajos de las principales capitales; y el Impuesto de Plusvalías ha descendido del 29,5 al 26,8% y está también entre los más bajos de las grandes ciudades. Además, apuntan que se han implantado nuevas bonificaciones, y prestaciones de carácter social y para la generación de empleo.

Reducir los impuestos recortaría el techo de gasto, lo que afecta a las inversiones

El equipo de Espadas prioriza en estos momentos el acuerdo necesario para el presupuesto de 2020. En ese marco se abordarán en el futuro revisiones de las ordenanzas que contribuyan a garantizar un ritmo adecuado de inversión pública y gasto social, así como a generar empleo y reducir las desigualdades.

Sin hacer mucho ruido el gobierno de Espadas sacó adelante todas las ordenanzas fiscales durante su primer mandato. Toda una hazaña. Hay que recordar que el grupo socialista sólo contaba con once concejales (la Corporación está formada por 31 ediles). La última vez el respaldo vino del Partido Popular y Ciudadanos. La derecha apoyó a la izquierda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios