Obituario

Muere a los 41 años la hija del poeta y pregonero Joaquín Caro Romero

  • En octubre de 2009, Livia Caro fue atropellada por un camión durante las obras de las ‘setas’

  • Durante estos años ha sido un ejemplo de fortaleza y esperanza

Livia Caro camina con su madre por la plaza de la Encarnación. Livia Caro camina con su madre por la plaza de la Encarnación.

Livia Caro camina con su madre por la plaza de la Encarnación.

Una de las hijas del poeta y pregonero Joaquín Caro Romero falleció ayer a los 41 años. Livia Caro Rodríguez (Sevilla, 1978) ha sido víctima de una enfermedad añadida a las graves secuelas del accidente que tuvo hace 11 años cuando perdió parte de la pierna derecha después de ser atropellada por un camión grúa en la Plaza de la Encarnación, cuando se estaban acometiendo las obras de las setas.

En aquel entonces tenía 30 años y quedó mutilada a las 07:45 del 15 de octubre de 2008, cuando cruzaba por un paso de peatones y un camión se la llevó por delante en el desbarajuste de tráfico provocado por la obra de construcción de las setas. Iba, como cada mañana, a la parada de la línea 27, para subirse al autobús que la llevaría a Sevilla Este, donde acudía a una asociación que asistía a personas que, como ellas, habían nacido con una discapacidad. La pierna derecha quedó prácticamente aplastada por el camión. Hubo que amputarle la extremidad inferior para que no le afectara a una arteria importante.

Durante estos años, Livia Caro ha sido un ejemplo de lucha, fortaleza y esperanza, esa virtud que tanto –y tan bien– ha exaltado su padre. Ella no sólo ha combatido cada día la discapacidad que se vio agravada desde aquella mañana, también ha tenido que luchar contra un tumor. Y lo ha hecho de una manera ejemplar. Nunca se ha dado por rendida. Nunca se vino abajo ni aceptó comentarios que indujeran a la compasión. “Soy una persona de mucha esperanza”.

Prueba de este esfuerzo constante era que cada día iba a la piscina a fortalecer los músculos sostenida por su madre, Inmaculada Rodríguez, gran apoyo de Livia durante estos años y quien se educó en el colegio de las Hermanas de la Cruz.

Su padre, Caro Romero es un conocido poeta sevillano, crítico taurino, académico de las Buenas Letras y ganador de numerosos premios, entre ellos el Adonais en el año 1965, siendo el poeta más joven en conseguirlo. Fue, además, el pregonero de la Semana Santa del año 2000 (cuyos versos continúan grabados dos décadas después en la memoria de todos los cofrades) y quien compuso el himno de la Macarena.

Su hija Livia era hermana del Amor, como su padre, y fue bautizada en presencia de Curro Romero en el año 1979 en San Román. El torero de Camas ejerció entonces de padrino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios