Sevilla

La Fiscalía rebaja a 16 años la pena para el policía Casimiro Villegas

  • El Ministerio Público reduce cuatro años la solicitud para el agente por disparar a los asaltantes de su domicilio

  • El fiscal le ha quitado uno de los cuatro delitos de lesiones al aplicarle la eximente de legítima defensa

Concentración de apoyo al policía local Casimiro Villegas. Concentración de apoyo al policía local Casimiro Villegas.

Concentración de apoyo al policía local Casimiro Villegas. / José Ángel García

Comentarios 3

El fiscal ha rebajado este jueves la pena al policía local de Sevilla Casimiro Villegas, al que ahora solicita una pena de 16 años de cárcel. El representante del Ministerio Público ha retirado la acusación por uno de los cuatro delitos de lesiones, al entender que actuó en legítima defensa, pero mantiene la petición por los otros tres. La Fiscalía rebaja así de 20 a 16 años la pena solicitada para el policía.

En la octava y última sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Sevilla contra el policía local y los cuatro delincuentes que irrumpieron en su vivienda, el fiscal del caso ha pedido que se le aplique la eximente completa de legítima defensa a Casimiro Villegas por la agresión a uno de los ladrones, pero no se la aplica a los otros tres, a los que disparó después.

Para los acusados del asalto, la Fiscalía mantiene las peticiones de entre 3 y 5 años de cárcel por robo con violencia e intimidación con la que arrancó el juicio. El representante del Ministerio Público ha reprochado a los acusados, tanto al policía como a los asaltantes, las numerosas contradicciones en las que han incurrido durante el juicio y que hayan intentado adaptar sus versiones a los hechos objetivos que se conoce.

Por eso, ha manifestado que es muy difícil saber la verdad de lo ocurrido la noche del 29 de marzo de 2011. En cualquier caso, el fiscal cree que se produjo un robo en la casa del policía, que se frustró cuando el agente se despertó. No ha creído la versión "inverosímil" que ofrecieron los cuatro delincuentes, que aseguraron que acudieron a la casa para cobrar una deuda de una tercera persona por la venta de unos motores.

"Esta versión cae por sí sola, cuando no aclaran ni el origen de la deuda ni encuentran a ningún testigo que la corrobore. La explicación más sencilla es que se produjo un robo con fuerza en una vivienda, que se convirtió después en un robo con violencia", ha expuesto el fiscal del caso. 

También ha señalado las numerosas contradicciones del policía Casimiro Villegas en cuanto a los disparos practicados. Ninguno de ellos se acercó a las ruedas, como dijo el agente, ni tampoco disparó al aire, según el fiscal. "Su intención era parar el vehículo a toda costa en la huida", ha añadido el fiscal. "No parece que el tiro fuera instintivo, le había dado tiempo de dar una vuelta por la parcela y situarse al lado del vehículo y disparar. Se efectúan al menos cinco disparos dentro de la parcela y otros cinco fuera de la parcela, debajo de un foco".

Tampoco se sustenta que los asaltantes abrieran fuego contra el policía con una escopeta, como sostiene la versión del policía local. "Creemos que el arma no existió en ningún momento, por más que se haya querido probar. Se ha venido hablando de la expresión 'dispara y mátalo', pero lo lógico, si hubieran tenido un arma, es que los asaltantes respondieran abriendo fuego a los disparos de Casimiro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios