Sevilla

La Fiscalía de Sevilla investiga un posible tráfico de influencias a un empresario condecorado por la Policía

  • El empresario, del sector de la seguridad privada, estaba inhabilitado para ejercer de administrador 

  • La denuncia apunta a conexiones con un inspector de la Policía en Madrid, "al que le gustan mucho los jamones de Huelva"

Juzgados del Prado de San Sebastián Juzgados del Prado de San Sebastián

Juzgados del Prado de San Sebastián

La Fiscalía de Sevilla ha abierto diligencias de investigación por un supuesto caso de tráfico de influencias en torno a un empresario del sector de la seguridad privada. Este empresario, cuyas iniciales son F. J. C. S., llegó a ser condecorado por la Policía Nacional en Madrid, en el curso del Día de la Seguridad Privada que celebra este cuerpo cada año. Recibió una mención honorífica de la Policía pese a que sobre él pesa una inhabilitación de cuatro años para ejercer como administrador de empresas, impuesta por el juzgado de lo Mercantil número 1 de Sevilla por el concurso culpable de acreedores de una de las sociedades que administraba.

El pasado lunes 16 de noviembre, la Fiscalía recibió la denuncia de un delegado sindical que exponía una serie de supuestas irregularidades en torno a la actividad de dos empresas de seguridad privada. En ella, el denunciante asegura que hay una nueva empresa que es una sucesión de la primera, que entró en concurso y cerró, y que lo único que ha cambiado de una a otra es la persona que ejerce de administradora, que ahora es la esposa del empresario inhabilitado. En esta segunda sociedad, el denunciado trabaja como director de seguridad.

El texto continúa exponiendo que esta empresa tiene varias denuncias por no aplicar el convenio del sector en los salarios que reciben sus empleados, ya que no se perciben horas extraordinarias, nocturnidad, festivos,  pagas extras ni otros complementos. Además, el denunciante asegura que hay varios expedientes en Hacienda por "cobros a clientes en B".

En cuanto a la condecoración de la Policía, el denunciante la achaca a la relación entre el empresario y un inspector de la Policía Nacional en Madrid, al que según indica el documento que está ya en manos de la Fiscalía, "le gustan mucho los jamones de Huelva". No sólo recibió menciones honoríficas de la Policía el empresario denunciado, sino también otros cargos de la compañía.

La denuncia añade que la nueva empresa se constituyó de manera muy rápida cuando la primera estaba a punto del cierre concursal, y cuestiona que la mención honorífica de la Policía que recibió el empresario fuera en Madrid y no en Sevilla, donde la Policía Nacional tiene también una unidad de Seguridad Privada. Según el denunciante, la unidad de Sevilla estaba investigando ya a este empresario, que habría denunciado al jefe de la misma por prevaricación.

El denunciante apunta también que F. J. C. S. le pidió que fuera a la Policía Nacional para "grabar y sonsacar" al jefe de la unidad de Seguridad Privada de este cuerpo en Sevilla, e intentar forzarlo a que dijera que tenía "una persecución contra alguna de sus empresas, algo que pudieran tener contra él para extorsionarle y callarle la boca de una vez por todas". El texto apunta a la existencia de una grabación en la que un intermediario habría ofrecido 10.000 euros al denunciante por este trabajo, cantidad que luego habría subido hasta los 20.000. Las grabaciones están en poder de la Policía Nacional en Sevilla.

La denuncia concluye pidiendo que se cite a declarar a varias personas que podrían corroborar los hechos denunciados. Fuentes de la Fiscalía de Sevilla confirmaron a este periódico que se han abierto diligencias y se ha encargado a un fiscal que investigue el caso. Las mismas fuentes apuntan a que en un principio se investiga un delito de tráfico de influencias, aunque la calificación puede variar en el curso de la investigación si finalmente el Ministerio Público aprecia delito y decide denunciar el caso en el juzgado.

Este periódico se puso en contacto con el empresario denunciado, que dijo no tener constancia de la denuncia y prefirió no hacer ninguna declaración al respecto. Su representación jurídica sí explicó que F. J. C. S. no está inhabilitado para trabajar en el sector de la seguridad privada, sino para administrar empresas y bienes ajenos, y que la mención honorífica fue un reconocimiento de una serie de colaboraciones con la Policía que hizo la empresa para la que el denunciado trabaja como director de seguridad durante el dispositivo de la Feria de Abril de 2018. Entre otras intervenciones, destacó el trabajo para que no se vendiera alcohol ilegal ni se distribuyera una partida de bebidas en mal estado a menores, evitando posibles intoxicaciones. Por estos hechos, la empresa también recibió las felicitaciones públicas del Ayuntamiento de Sevilla. 

La persona que presenta la denuncia lo hace en calidad de delegado sindical como representante de UGT. La iniciativa cuenta también con el respaldo del sindicato MAS, específico del sector de la seguridad privada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios