Forja Lebrija Una vida forjada golpe a golpe

Juan José Gómez trabajando con el martillo y el yunque en su 'stand'.

Juan José Gómez trabajando con el martillo y el yunque en su 'stand'. / José Ángel García

Hasta el 5 de enero, en la Plaza Nueva, se dan cita algunas decenas de los mejores artesanos de la provincia de Sevilla. La Feria de Artesanía Creativa, que cumple su 21ª edición, los reúne en casetas en torno a la estatua del rey San Fernando. Una de ellas, frente a la fachada del Ayuntamiento, es la de Juan José Gómez. Un maestro artesano del hierro que ya suma 15 participaciones en este evento. "Esta no es una feria más", asegura Gómez, que la considera una de las mejores de España. Por eso ni la pandemia ha podido con él. Y aunque reconozca que "la falta de turismo afecta", explica que "no vengo sólo por vender". Aprovecha la cita navideña para promocionar las cancelas tradicionales o los balcones de reja, dos de sus productos estrella.

Gómez, diplomado en soldadura integral por la Universidad de Ávila y con taller propio en su Lebrija natal desde 1986, da buena muestra de su destreza con el martillo y el yunque en su expositor, donde se mezclan flores, animales y utensilios cotidianos. "Tengo patentado el abridor, el tostador giratorio y la estufa quemadora de incienso", explica orgulloso mientras graba el nombre de un cliente en el hierro. Su stand no deja indiferente a los paseantes, que valoran la artesanía tradicional de este premiado lebrijano. Un cartel así lo atestigua: Premio Andaluz a la Artesanía 2019. "Es el reconocimiento a toda una trayectoria", comenta. También ha sido galardonado con el Mejor Producto Artesanal de los Espacios Naturales de Andalucía o uno de los nombramientos que más le animan a seguir. El de su taller como Punto de Interés Artesanal de la Comunidad Autónoma de Andalucía desde 2016.

Un 'rosañ' de hierro de Forja Lebrija. Un 'rosañ' de hierro de Forja Lebrija.

Un 'rosañ' de hierro de Forja Lebrija. / José Ángel García

La visión de su taller como refugio del oficio de artesano forjador es otra de sus vertientes profesionales. La pervivencia de esta labor y su transmisión a las próximas generaciones le impulsa a "dar formación" y "abrir sitios para que la gente aprenda". Sus hijos no seguirán sus pasos, pero él quiere luchar porque todo lo que ha conseguido en estas más de tres décadas no se pierda cuando llegue el momento de guardar las herramientas. Mientras tanto, seguirá golpe a golpe rajando, estirando, ensanchando, rebajando, curvando, doblando, recalcando o hendiendo el hierro macizo. Técnicas que ha mostrado hasta en documentales como los que conmemoraron el 25 aniversario de los fallecimientos de Antonio Mairena y Camarón de la Isla, que curiosamente se crió en una fragua como la de Juan José.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios