Patrimonio histórico

El Ayuntamiento destina un millón de euros a rehabilitar la Hacienda Miraflores

  • Se restaurarán el señorío, el trujal, el patio y su entorno, que acogerá un centro de educación ambienta y otros usos relacionados con parques y jardines

El Ayuntamiento destina un millón de euros a la Hacienda Miraflores. El Ayuntamiento destina un millón de euros a la Hacienda Miraflores.

El Ayuntamiento destina un millón de euros a la Hacienda Miraflores. / M. G.

Comentarios 2

El Ayuntamiento, a través de la Gerencia de Urbanismo, ha sacado a licitación un proyecto para restaurar el señorío, el trujal, el patio y el entorno de la Hacienda de Miraflores. Los trabajos se desarrollarán por un espacio de nueve meses y cuentan con una importante inversión que supera el millón de euros. Esta hacienda, que cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), es uno de los 30 espacios singulares que el Consistorio enmarcó en la estrategia Horizonte Sevilla para su reparación y puesta en uso. El destino de la Hacienda Miraflores, una vez completada su puesta a punto, estimada en dos millones de euros, será un centro de educación ambiental otros usos como apoyo al mantenimiento de parques y jardines.

El conjunto que se va a rehabilitar está constituido por varias edificaciones –la mayor parte de ellas adosadas y unidas por un muro de tapial a modo de cerramiento– que conforman un espacio libre interior que las conecta, a través del cual se accede a cada una de ellas. A este patio se entra por un gran portalón con una cancela metálica situado en el sureste. A la derecha del mismo se encuentra la nave del molino, rehabilitada por la Escuela Taller entre los años 1997 y 2000 y sobre la que se realizó una actuación posterior de adecuación y conservación entre abril y junio de 2011. En esta operación también se restauró el exterior de la torre del contrapeso que la remata en su extremo norte. A la izquierda del acceso están las caballerizas, reparadas entre los años 1993 y 1995, según explica el proyecto redactado por la Gerencia de Urbanismo.

Las obras que se proyectan pretenden completar los trabajos de rehabilitación necesarios para que el edificio pueda estar disponible para su uso. Durante los últimos siete años se han llevado a cabo varias intervenciones en las edificaciones del señorío, la vivienda e incluso en el trujal. Los trabajos no contemplan actuaciones de relevancia en las cimentaciones existentes, muchas de las cuales han sido reforzadas con anterioridad. Sí se ejecutarán nuevas cimentaciones de hormigón armado para los muretes de contención que formalizarán y delimitarán el espacio libre exterior al norte de la hacienda. Las actuaciones importantes en las estructuras también se han realizado ya, por lo que sólo se prevén obras en la del trujal, que está en muy mal estado.

El señorío y la vivienda de la Hacienda de Miraflores. El señorío y la vivienda de la Hacienda de Miraflores.

El señorío y la vivienda de la Hacienda de Miraflores. / M. G.

En el trujal, que era el lugar en el que depositaba la aceituna para ser prensada, es necesario desmontar la cubierta, destejando y acopiando las tejas para su posterior recolocación. El mal estado que presentan la tablazón y los pares impide su recuperación. Una vez saneadas las zonas superiores de los muros, se hará una nueva estructura de cubierta colocando pares de similares dimensiones a los existentes. Se empleará madera laminada con disposición vertical de las distintas capas. La estructura quedará protegida por una lámina impermeabilizante y una capa de aislamiento.

Interior de la nave del trujal. Interior de la nave del trujal.

Interior de la nave del trujal. / M. G.

En cuanto a los paramentos verticales, se realizará un retacado de las grietas con ladrillo y mortero de cal en las zonas donde el tapial presenta una alta disgregación. Posteriormente, se procederá al embarrado con mortero de cal para, posteriormente, terminar con un estuquillo. En los muros del resto de las edificaciones que ya han sido consolidados se ejecutará la capa de terminación del mismo modo.

En cuanto a los pavimentos, en el caso del trujal, se repararán las solerías existentes, recolocando las piezas sueltas y rellenando las lagunas con una solera de siete centímetros de espesor medio de mortero coloreado en masa. En el resto ya se han colocado piezas de mármol que siguen protegidas por el enlechado previo, por lo que, una vez se hayan hecho todas las instalaciones y se hayan terminado los revestimientos de las paredes, se procederá al pulido y abrillantado de la solería.

Acceso a la escalera del señorío. Acceso a la escalera del señorío.

Acceso a la escalera del señorío. / M. G.

En el caso de la escalera del señorío, se realizará el revestimiento de los peldaños y de las mesetas a base de solería cerámica de 10x28 centímetros y mamperlán de madera. Tanto en el señorío, como en la vivienda, se han colocado algunas carpinterías exteriores en las anteriores intervenciones, por lo que se instalarán el resto y revisarán los sistemas de cierre y cuelgue en las existentes. También se pondrán los diferentes elementos de cerrajería. En el trujal, y dado el alto nivel de deterioro que presentan, se sustituirán las carpinterías por otras de madera de similares características. En las puertas de acceso ya han sido sustituidas por unas que serán completadas con su panelado mediante duelas de madera de castaño tratadas y posteriormente barnizadas. Así se haría también en las puertas de acceso al señorío y a la vivienda.

En cuanto a la reurbanización de la zona exterior del señorío y el trujal, se realizarán unos muros de hormigón que, junto con una rampa y una escalera, solucionarán los problemas de altimetría existentes y facilitarán tanto el acceso a las edificaciones por esta zona, como el desagüe de las aguas pluviales. En la escalera, la rampa y el espacio delimitado por ambas, se aplicará una solería con piezas de granito de 40x60 centímetros, dejando huecos en las zonas con suelo anterior. Se harán, asimismo, tres alcorques circulares de granito para albergar sendos cipreses.

La vivienda que da hacia el patio. La vivienda que da hacia el patio.

La vivienda que da hacia el patio. / M. G.

En las zonas del patio que van a ser pavimentadas, se llevará a cabo una excavación de 40 centímetros de profundidad para extender una capa de albero compactado de 20 centímetros de espesor. Sobre ésta se realizará una solera de hormigón para finalmente pavimentar mediante chino lavado “in situ” con encintados de granito. También se delimitarán zonas con albero o chino blanco en las que se realizarán diversas plantaciones.

Se incorporará también una red con imbornales para la recogida de las aguas pluviales en los espacios pavimentados, que se conectará a la red de saneamiento proyectada entre la Hacienda y la red general que discurre por la calle San Diego.

Para la iluminación del patio se utilizarán balizas de jardín a lo largo de los caminos y apliques en el muro perimetral y la zona de la pérgola. En el muro exterior que rodea al conjunto, se repararán las oquedades existentes y se retacarán con ladrillos procedentes de los mismos muros sobre los que se actuará, tomados con mortero de cal. Se sustituirá el cargadero afectado por otras piezas de madera tratadas en autoclave y de dimensiones similares a las existentes y se reforzará el muro en los apoyos de dicho cargadero, formalizando las jambas y el umbral mediante ladrillo macizo y mortero de cal.

El proyecto contempla la finalización de las instalaciones de todas las edificaciones: fontanería, saneamiento, electricidad, climatización, protección contra incendios, etcétera.

Durante los trabajos que supongan un movimiento del terrenos estará presente, en todo momento, un arqueólogo cualificado, que realizará un seguimiento, estudio y catalogación de los restos que pudieran aparecer para elaborar el ulterior informe que será tenido en cuenta en la toma de decisiones de proyecto y en posibles actuaciones posteriores de conservación y mantenimiento del edificio y de los espacios libres circundantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios