Metrópolis | Parque Alcosa

Hoy, estreno: Casablanca en el cine Aeropuerto

  • Expansión. Las primeras viviendas se entregaron en 1971. Proyecto de un promotor valenciano que puso sus iniciales y llenó el callejero de topónimos de su tierra. Una década antes abrió la Algodonera, fuente de empleo y de problemas

Una de las arterias principales de la barriada de Parque Alcosa. Una de las arterias principales de la barriada de Parque Alcosa.

Una de las arterias principales de la barriada de Parque Alcosa. / Víctor Rodríguez

SE mire por donde se mire, tener un piso en Alcosa es un buen negocio. Así rezaba la publicidad de las viviendas del promotor valenciano Aldredo Corral, que con la Sociedad Anónima convirtió esta zona en un barrio de autor. Un barrio relativamente joven, dentro de dos años cumplirá su medio siglo, que acarrea problemas de obsolescencia y secuelas de salud por la convivencia de años con la Algodonera.

Alcosa tiene parada de taxis... y de aviones. Los que todos los días sobrevuelan su espacio en las inmediaciones del aeropuerto de San Pablo. Aeropuerto fue el nombre que recibió el cine del barrio, un espacio que ocupa un supermercado Dia. La pantalla era la parte trasera. Uno se imagina a Bogart e Ingrid Bergman en el Bazar Casablanca. Alcosa es de 1971, año que se estrenan películas como La naranja mecánica, Muerte en Venecia, Johnny cogió su fusil, El violinista en el tejado, Bananas, Canciones para después de una guerra o Verano del 42, el año que nace Francisco Jiménez Ortega, casado en la O, promotor de la FEA (Federación de Entidades de Alcosa), memoria viva del barrio, donde lo llaman de mil maneras: Paco el Zapatero, Paco el Comunista, Paco el Mairenero, Paco el de Alcosa.

Quedamos en la iglesia Nuestra Señora de los Desamparados. “Como decía Buñuel, yo soy ateo por la gracia de Dios”. Es la patrona del barrio y de Valencia. El callejero está lleno de topónimos que han aparecido en el mapa del tiempo por los estragos de la Dana, todos ellos precedidos por el Ciudad de... Ciudad de Chiva es la calle Corrientes de Alcosa, que se extiende desde el Canal de los Presos hasta Emilia Barral, que une este barrio con Sevilla Este.

Ecos de Valencia, como en novelas de Gabriel Miró, Manuel Vicent o Rafael Chirbes en las calles dedicadas a Alfafar, Liria, Carcagente, Cullera, Onteniente, Ayora, Algemesí, Buñol, Oliva, Burjasot, Paterna, Sueca, Gandía, Carlet, Elda, Picasent o Manises. La calle Ciudad de Manises, como el aeropuerto de Valencia, es la que separa la antigua Algodonera del barrio de Alcosa. Muy cerca, en la calle Ciudad de Sueca, vivió Paco “pero mi niño era asmático y nos tuvimos que mudar”. Los expertos determinaron que el polvo del algodón de esa fábrica producía al respirar bronquitis y bisinosis, también conocida como fiebre del lunes.

La fábrica llegó una década antes. Se empezó a construir en 1962, un edificio industrial en un paisaje rural obra de Aurelio Gómez Millán, familia de arquitectos y cuñado de Aníbal González. La fábrica cerró en 1984, pero el barrio quiere recuperar para un uso cívico el edificio. “Dio mucho trabajo a gente de Carmona, El Viso y Mairena del Alcor”.

El 14 de julio de 1971 no sonó La Marsellesa en Alcosa. Ese día, el cardenal Bueno Monreal bendijo las viviendas de la primera fase. Alfredo Corral, con una invitación desde su despacho en la calle Harinas, 22, animaba con autobuses gratuitos “desde detrás del Seminario frente al foso”. El Seminario estaba en el Palacio de San Telmo y el foso era el de la antigua Fábrica de Tabacos.

Un julio con Tour de Francia y con sanfermines. Libia rompía relaciones diplomáticas con Marruecos. Dos días después, Manuel Clavero tomaba posesión como rector de la Universidad.

En este barrio se aplica el teorema de Pitágoras. La línea 28 pasa por los dos Catetos, míticos bares, uno en el Greco, otro en Alcosa, y recorre toda su Hipotenusa. Francisco Jiménez conserva una pancarta con más de cuatro décadas de historia: 20.000 vecinos sin Ambulatorio. La iglesia está junto al centro de Salud Mercedes Navarro, una cooperante sevillana de Médicos del Mundo que en mayo de 1995 fue asesinada en Bosnia en plena guerra de los Balcanes.

Este ateo por la gracia de Dios promovió la rotulación de una plaza con el nombre del padre Castro, un párroco que hizo mucho por el barrio. “Los primeros curas que llegaron venían cantando el Cara al sol, pero yo los evangelicé. Les digo los Mandamientos a los cristianos malos”.

Alcosa cuenta con dos servicios ejemplares, fruto de muchos años de lucha vecinal. Una biblioteca municipal muy bien surtida y una de las pocas piscinas públicas con que cuenta Sevilla. En este barrio crecieron artistas reconocidos como los actores Paco y María León. “No hay gitano que tenga más compás que el padre, Antonio, el marido de Carmina”. De Alcosa es también Andrés Herrera, el Pájaro, el guitarrista de Silvio que emprendió una brillante carrera en solitario.

Hora del recreo en el colegio Concepción de Estevarena, que antes fue Benjumea Burín, el más próximo a la Algodonera. Mari Carmen García es profesora de Religión y vecina de la calle Ciudad de Chiva. “Nací en 1968 y vivivo en Alcosa desde 1972”. Hay dos colegios públicos, el Lope de Rueda y el Arrayanes, y uno concertado, el Lope de Vega. Y dos institutos, el María Moliner y el Picasso, con el anexo Averroes. En muchas cosas, es un barrio autosuficiente. Tiene dos librerías Tagore. El pan del Obrador Compostela se hace con trigo de Verín, se muele en Zamora y llega espléndido al local donde despacha Mari Luz Rodríguez, compostelana de cuna. “Mi hija se casó con un sevillano y aquí me trajo mi nieta”. En el obrador trabaja Juan Carles, gallego de Padrón, paisano de Rosalía de Castro “y Pepe Domingo Castaño”.

A Mari Luz la trajo su nieta y Juan Durán se vino a casa de su suegra. Nació en una pedanía de Jerez en 1936. El 6 de noviembre celebra sus bodas de oro con Isabel Cáceres. “La juventud ha perdido tantas cosas de las que conseguimos nosotros que da pena hablar de ellos”, dice Juan. Viven en Ciudad de Cullera. Sólo fue una vez a la tierra de su callejero. “Llevamos a Yolanda, la novia de mi hijo, hoy mi nuera, a Alicante, para coger un autobús a París”.

Bernabé Barrera Lleva 39 años con su peluquería en Alcosa. Primero la abrió en la plaza de Abastos, después en un piso piloto. Con él trabajan sus hijos Víctor y Mercedes y sus hermanas Marisol y Cecilia. El 28 es la línea de Tussam que cogen muchos alumnos de ADA, centro de Formación Profesional junto a la calle Las ONG. Hay en el patio avionetas que montan y desmontan en clases de mecánica y aeronáutica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios