Sevilla

Muere la niña arrojada por la ventana en Vitoria por un profesor de música sevillano

  • El detenido habría empezado a discutir con la madre porque ella lo sorprendió "realizando tocamientos" a la niña, que tenía 17 meses.

Comentarios 7

La niña de 17 meses a la que un hombre lanzó el lunes desde la ventana de un primer piso en Vitoria ha fallecido en el Hospital de Cruces (Vizcaya), según ha informado el centro hospitalario. La niña presentaba un traumatismo craneoencefálico, hipertensión intracraneal refractaria y politraumatismos, por lo que estaba ingresada en la UCI pediátrica del Hospital Universitario Cruces, donde ha fallecido. La madre, de 18 años de edad, y que fue agredida por el mismo hombre que lanzó a la niña desde la ventana de un primer piso, permanece estable en el mismo hospital.

Por su parte, el presunto agresor, un hombre de 30 años, permanece en observación en la unidad de Psiquiatría del Hospital Santiago. El hombre, de 30 años y natural de Sevilla aunque lleva tiempo en Vitoria, es profesor sustituto de saxofón en conservatorios municipales de la ciudad. Otras fuentes han asegurado que este martes no ha acudido a su puesto de trabajo y, tras echarlo en falta, sus compañeros se han sorprendido con la noticia de que había sido detenido por la Ertzaintza. En una web para buscar empleo, D. G. se presenta como licenciado en Historia y Ciencias de la Música, profesor de saxofón e indica que cursó sus estudios en el Conservatorio Superior Manuel Castillo de Sevilla.

Su arresto se produjo después de que sobre las 03:40 del lunes arrojara a la niña desde la ventana de un primer piso situado en la calle Libertad de Vitoria, durante una fuerte discusión con la madre del bebé, una brasileña de 18 años, discusión en la que al parecer ambos se habían agredido mutuamente. Según fuentes de la investigación, el detenido subió a una habitación de un piso compartido, ubicada en un primer piso del número 14 de la calle Libertad de la capital vasca, con el fin de pasar la noche juntos. Al parecer, en un momento dado, la madre se durmió y cuando se despertó comprobó que ni el profesor ni la niña estaban en la habitación. Por ello, decidió mirar en otra de las habitaciones del piso compartido y vio al profesor haciendo tocamientos a la pequeña, por lo que se puso a gritar. Fue entonces cuando el hombre arrojó supuestamente a la niña por la ventana desde un primer piso y clavó a la madre un cristal en el cuello.

La Ertzaintza sigue investigando la relación que mantenían el agresor y la madre de la niña, pero el Departamento vasco de Seguridad ha señalado que no facilitará más detalles sobre este trágico suceso puesto que el Juzgado de Guardia ha decretado el secreto del sumario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios