Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

Operación Jaula para impedir la marcha a las playas y a la sierra

Control de tráfico de la Policía Local de Sevilla

Las Fuerzas de Seguridad pusieron este viernes en marcha una operación de cierre de Sevilla para impedir la marcha de los ciudadanos a sus segundas residencias en las playas, la sierra o el campo. La Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local establecieron numerosos controles en las principales avenidas y salidas de Sevilla a mediodía para obligar a los sevillanos que quisieran pasar el fin de semana fuera de sus casas que volvieran a sus domicilios. Es lo que en el argot policial se conoce como operación Jaula, que suele activarse cuando se busca a algún delincuente y se tiene conocimiento de que se encuentra en una zona determinada. De esta forma se impiden las salidas y entradas en un área determinada. El coronavirus también ha servido para un uso novedoso de este tipo de dispositivos, pues nunca antes se habían hecho controles policiales para impedir a nadie que se marchara a su casa de veraneo en la playa, en el campo o en las sierras Sur y Norte de Sevilla.

Además de eso, continuaron los distintos controles habituales para identificar a personas y controlar vehículos que circulaban sin autorización. También se ha redoblado la vigilancia sobre los establecimientos comerciales, para que los que pueden abrir mantengan siempre unas medidas de seguridad que no contribuyan a la propagación del virus. En el capítulo de incívicos, la Policía Local de Sevilla denunció ayer a un joven que paseó a su perro durante un recorrido de unos dos kilómetros y se dirigía a ver a su pareja. Fue interceptado en el barrio de Los Carteros, en la calle Rey Melchor.

El dispositivo policial se cerró entre el jueves y la madrugada del viernes con el control de 982 vehículos y 19 denuncias por circular sin justificación. Se pusieron además 26 denuncias de tráfico y tres vehículos fueron retirados a los almacenes de la grúa. En la vía pública fueron requeridas o identificadas 617 personas para exigirles el cumplimiento del decreto de estado de alarma. De éstas, 30 fueron denunciadas por infracciones leves. Aunque no se produjeron detenciones por incumplimiento de las restricciones, el dispositivo sí concluyó con tres detenidos por distintos motivos. Los dos primeros por reclamaciones judiciales y el tercero por agresión a un vecino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios