Calle Rioja

Casi once mil aspirantes para 230 plazas

  • Universidad. Los campus de Reina Mercedes y Cartuja acogieron a los opositores que se presentaron al concurso-oposición en el que han participado más de ochocientos interinos

alumnos expectantes en una de las aulas de Reina Mercedes alumnos expectantes en una de las aulas de Reina Mercedes

alumnos expectantes en una de las aulas de Reina Mercedes / Juan Carlos Vázquez

EN domingo, como el día del maratón. En la carrera de febrero participaron trece mil corredores; entre diez y once mil se habían inscrito para las oposiciones a auxiliares administrativos de la Universidad de Sevilla que han tenido lugar esta mañana en los campus de Reina Mercedes y de la Cartuja. La Sevilla del 29 y la del 92 unidas por un concurso-oposición que la Hispalense no convocaba desde hace una década y que la obligó a actualizar la bolsa en cinco ocasiones.

Siguiendo con el símil de la mítica carrera que propició Filípides, la duración de la prueba, entre las diez y las doce de la mañana, era de dos horas, el tiempo aproximado de los atletas africanos que cruzan la meta de los 42,195 metros. El podio es diferente. La Universidad convocaba 230 plazas para auxiliares administrativos, la base más baja de la pirámide laboral, con los puntos ya conseguidos por los más de ochocientos interinos que se presentaban. Algunos con tanto tiempo en el puesto que en el argot se les conoce como interinos de largo recorrido. Otros maratonianos.

Más de diez mil opositores y sus familiares. Estaban alerta hospitales y ambulancias, toda la flota del taxi prevenida. La Universidad movilizó a más de setecientas personas entre personal de mantenimiento, de seguridad, servicios médicos y jefes y jefas de sala, cometido que realizaron un total de 450 personas.Todas las Facultades de Reina Mercedes se habilitaron como aulas para la prueba. En la Cartuja, tuvieron lugar en la Escuela de Ingenieros y la Facultad de Comunicación, los que fueron pabellones de Argentina y de Estados Unidos, respectivamente, en la Expo 92.

Un domingo apacible con un tráfico intensísimo en Cartuja y Reina Mercedes. Una alumna que se examinaba en la Facultad de Matemáticas tuvo que bajarse del autobús en Ingeniería de Edificación porque el atasco de vehículos llegaba desde Heliópolis. En algunos autobuses coincidían los madrugadores aspirantes a una plaza con los trasnochadores de la fiesta del Orgullo.

Antes de empezar la prueba, el personal leyó las instrucciones a los opositores. Quedaban expresamente prohibidos el uso de móviles, relojes inteligentes y, literalmente, los “pabellones auditivos” deberían ir al aire. Nada de pinganillos o chuletas acústicas.

La prueba constaba de ochenta preguntas. Para aprobar era imprescindible acertar al menos cuarenta, la mitad de las cuestiones. Con un temario común en el que entraban la Constitución Española de 1978, el Estatuto de Autonomía de Andalucía, la Ley de Procedimiento Administrativo, el Estatuto de la Universidad de Sevilla, la Ley de Autonomía Universitaria y la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Como novedad en relación con convocatorias anteriores, también formaba parte del programa la Ley para la igualdad efectiva de mujer y hombre, 3/2007 de 22 de marzo. Tiempos de Zapatero.

Los interinos tienen preferencia para elegir destino. Hay 17 plazas reservadas para personas con discapacidad. El último día de junio no fue jornada lectiva, pero hubo ambientazo en todas las Facultades de Reina Mercedes y en la Cartuja. Opositores en Arquitectura y en Matemáticas, en Química y en Informática, en Ingeniería y en Periodismo.

No será inmediata la incorporación de los elegidos a la Universidad Hispalense. Para los interinos, la alegría de llegar al final de la meta y poner fin a años de incertidumbre. Para los nuevos, quizás un primer empleo o un destino menos incierto. No se presentaron todos los convocados. Los trámites se agilizarán en las oficinales centrales, ubicadas en la antigua Fábrica de Tabacos. La sede central y el campus de Viapol no formaron parte de la logística de este domingo de opositores. El maratón del trabajo, velocidad más resistencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios