Contenido Patrocinado

Paco Ávila (MEDAC): “Si estudias lo que te gusta, no tendrás que trabajar ni un solo día”

  • El fundador y presidente del instituto líder de la FP en Andalucía, que llega a Sevilla, explica su metodología. “Gracias a ella, el 90% de nuestros alumnos encuentra trabajo”

El Presidente de Instituto Medac de FP, Paco Ávila durante la entrevista El Presidente de Instituto Medac de FP, Paco Ávila durante la entrevista

El Presidente de Instituto Medac de FP, Paco Ávila durante la entrevista

Instituto MEDAC se ha convertido ya en un referente de la formación profesional en Andalucía. Su presidente, Paco Ávila (Málaga, 1974), es algo más que el fundador. Es el ideólogo de una metodología basada en ‘aprender haciendo’, donde el alumno asume el rol activo más allá de ser un receptor de información. Esto consigue, por un lado, una motivación extra, que el alumno disfrute y se apasione; por otro lado, adapta los contenidos a lo que luego encontrarán en el mercado laboral. Y todo, disponiendo de las mejores instalaciones, ya sean deportivas, aulas-taller de asignaturas sanitarias que simulan los espacios de clínicas donde luego trabajarán los alumnos de FP, o los mejores equipamientos informáticos.

¿Qué significa esa metodología de ‘aprender haciendo’ en MEDAC? ¿Por qué es tan importante?—A través del ‘aprender haciendo’ logramos que nuestros alumnos disfruten con lo que estudian. Cuando estudias lo que te apasiona, no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida. En MEDAC trabajamos sobre esa pasión. Es absurdo que la principal metodología de enseñanza que se viene aplicando en las aulas de nuestro país sea la misma que hace 100 años. No tiene sentido que los docentes sigan inculcando lecciones magistrales a un montón de alumnos sentados de forma pasiva recibiendo información. En MEDAC somos muy conscientes de que un alumno aprende y comprende mucho mejor los contenidos teóricos si se los enseñamos mediante pruebas prácticas y retos diarios. Por eso, el 85% de nuestra carga lectiva es práctica, y por ello, nuestros alumnos aprenden disfrutando.

Usted logró sobreponerse a esa metodología de enseñanza arcaica y obtuvo el mejor expediente de España en Ciencias del Deporte… Pero no siempre fue un estudiante de 10.—Recuerdo que era un niño muy inquieto porque mis padres me aportaron los condimentos de seguridad, confianza y autoestima claves para comenzar mis primeros viajes de aprendizaje. Pero en la escuela fue muy diferente, siempre estaba falto de motivaciones por esas clases interminables unidireccionales en las que los alumnos tomábamos simplemente la lección, sentados en una silla sin movernos, sin poder expresarnos. Llegué a convencerme prácticamente de que no estaba capacitado para los estudios, que no me gustaba aprender; en definitiva, de que era una persona bastante torpe como para poder seguir estudiando. Después de repetir en COU, todo cambió. Hoy soy doctor en Ciencias del Deporte, licenciado en Derecho, tengo másters… Por eso, sé que, con la metodología adecuada, un alumno que viene de suspender puede cambiar su dinámica.

Alumnos del FP en Acondiciomaniento Físico, durante una clase Alumnos del FP en Acondiciomaniento Físico, durante una clase

Alumnos del FP en Acondiciomaniento Físico, durante una clase

En MEDAC adaptamos los contenidos ofrecidos a la realidad del mercado laboral

¿Puede la apuesta por una metodología práctica cambiar la situación de un alumno acostumbrado a suspender?—Nuestro objetivo está en que haya prácticas en todas las clases, de manera que el alumno aprende casi sin darse cuenta. Además, tal y como planteamos en MEDAC para el periodo de prácticas en empresas en el segundo curso, lo normal es que a los alumnos les surjan oportunidades laborales durante el desarrollo de ese periodo, ya que llegan a las empresas con un elevado conocimiento práctico de las tareas que tienen que desempeñar. Es fácil detectar que, en la actualidad, el sistema educativo español está excesivamente industrializado, normalizado y orientado exclusivamente a aquellos alumnos que tienen éxito aprendiendo de forma teórica. Por tanto, todos aquellos cuyas capacidades motoras, musicales o sensoriales, son superiores a las exclusivamente lógica-matemática, se encuentran con aquel problema que tuve yo.

¿Cómo sabe hoy en día un alumno qué le apasiona, qué debe estudiar?—Ese es, desde mi punto de vista, otro de los grandes males de nuestro sistema. Me explico, cada alumno se enfrenta a dos grandes decisiones académicas en su vida. Primero, cuando elige si hacer bachillerato, por lo general a los 16; y segundo, cuando decide qué estudiar después, a partir de los 18. Nosotros creemos en la FP, porque demostramos que es útil cuando conseguimos que nueve de cada diez estudiantes encuentren trabajo. Pero respecto a ello, no es cuestión de plantear si la FP es mejor o peor que la Universidad. Es un debate que está así mal planteado. La pregunta es qué título reglado está menos obsoleto, más adaptado a las necesidades reales que demanda el mercado de trabajo y cuáles son las expectativas de crecimiento del sector en el que pretendes especializarte. Esa es la pregunta y ahí está la decisión. Por tanto, podemos comprobar que nuestros jóvenes actualmente están eligiendo itinerarios académicos con poca o ninguna información previa y, por supuesto, con cero experiencia práctica. En definitiva, totalmente desorientados. Este tipo de decisiones, de las más relevantes a los a largo de tu vida, son decisiones en entornos VUCA, acrónimo de incertidumbre, complejidad, ambigüedad y volatilidad y que usan en la Marina estadounidense para casos de mayor estrés. Hay que generar una fórmula para dar información. Un primer paso podría ser que el último mes de curso, tanto para los estudiantes de cuarto de la ESO como para los de segundo de Bachillerato, pudieran elegir estar como oyentes y observadores en empresas, simplemente tomando notas y pasando por todos los departamentos.

El 85% de nuestra carga lectiva es práctica, nuestros alumnos aprenden mientras disfrutan

¿Cómo revertir entonces esa tendencia del sistema?—En MEDAC, nuestra primera obligación es la de que los contenidos estén siempre adaptados a la realidad del mercado laboral. Continuamente, repasamos las nuevas necesidades y competencias en cada rama del conocimiento. Este trabajo lo realizamos cada año al terminar cada curso académico, revisando todas las novedades de cada área de conocimiento y enseñando nuestro plan de estudios a las empresas para que detecten las necesidades que no están cubiertas en los currículum. En definitiva, que nuestros planes de estudios están, en gran parte, diseñados por las empresas empleadoras y adaptados anualmente a las necesidades del mercado de trabajo. La realidad detrás de nuestro éxito de empleabilidad del 90% está ahí. En el sistema educativo dominante, el alumno termina su formación y se da cuenta de que ha aprendido un montón de técnicas que ya no se utilizan, y que las competencias que le pide el empleador son otras muy diferentes a las aprendidas en el aula. De todo lo que estudias, en menos de 5 años no te va a servir prácticamente nada. Si estudias donde no existe una adaptación, acabas aprendiendo técnicas obsoletas, y nosotros nos rebelamos contra esa tendencia. La disrupción tecnológica ha propiciado que haya más patentes en los últimos diez años que en los anteriores 50. Lo que está en nuestra mano, gracias a esa misma tecnología, es estar siempre atentos a los cambios que se producen y adaptarnos cada día. Ahí está la diferencia en Instituto MEDAC, la razón de que nuestros alumnos tengan éxito en sus primeras experiencias laborales, en que saben qué se van a encontrar en el puesto de trabajo.

¿Qué recomienda entonces a los alumnos y sus familias?—Que elijan sus estudios por vocación. Que disfruten aprendiendo. Nosotros ofrecemos una enseñanza adaptada, útil, que sabemos que funciona con los más de 5.000 alumnos que se titulan en nuestras aulas cada año. Es gente feliz, que logra sobreponerse a las tendencias negativas de la enseñanza. ¡Buen camino!

La sede de Instituto MEDAC en Sevilla Este La sede de Instituto MEDAC en Sevilla Este

La sede de Instituto MEDAC en Sevilla Este

MEDAC cuenta con centros en Sevilla Este y Pino MontanoOfrece titulaciones de FP de las ramas de Sanidad, Bucodental, Deporte, Educación e Informática

Instituto MEDAC aterrizará al fin en Sevilla, con dos centros punteros y once titulaciones de FP. Las titulaciones deportivas de grado superior (Enseñanza y Animación Sociodeportiva, que es el nuevo TAFAD, y Acondicionamiento Físico, para trabajar como entrenador personal, entre otros) se impartirá en un espacio anexo al centro deportivo Los Mares, en Pino Montano. La importancia de que estos títulos se ofrezcan en este complejo radica en la importancia de contar con lugares para realizar prácticas, con salas polivalentes, gimnasios, pistas y piscinas. Asimismo, las titulaciones de Auxiliar de Enfermería, Farmacia y Parafarmacia, Dietética, Higiene Bucodental, Educación Infantil, Integración Social, TECO (Conducción de Actividades Físicodeportivas en el Medio Natural) y los FP de Informática Desarrollo de Aplicaciones Web y Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma se impartirán en Sevilla Este, en un vasto espacio de cientos de metros cuadrados frente a FIBES. Estas titulaciones cuentan con aulas-taller específicas, que simulan los verdaderos espacios de trabajo donde desarrollarán su profesión una vez que los estudiantes salgan al mercado laboral. Por ejemplo, para el FP de Farmacia, tendrán su propio laboratorio donde darán gran parte de las clases. Las aulas de Auxiliar de Enfermería, por su parte, contarán con equipos propios de hospitales y clínicas, al igual que en el caso de Higiene Bucodental. Para Educación Infantil, las aulas serán prácticamente guarderías donde a menudo acudirán ‘peques’ con los que aprenderán el trato que realizarán en los centros de infantil, y las aulas de informática tendrán los ordenadores más avanzados para el campo del desarrollo de aplicaciones. En palabras del director del centro, Juan Daniel López, la llegada de MEDAC a Sevilla “está siendo muy positiva, tenemos muchas ganas de empezar el curso. Ya tenemos muchos alumnos matriculados, personas a las que hemos explicado en Sevilla cuál ha sido nuestra metodología en Málaga, Granada o Almería en los últimos años. Continuamos con un modelo que funciona, de muchas prácticas y de apoyo diario al alumno”.