Sevilla

Pérez Silva, un rector en una Hispalense convulsa

Comentarios 2

De los muchos aspectos por los que se podría recordar la vida del profesor Julio Pérez Silva, fallecido el pasado día 3, hay dos que destacan especialmente: fue el primer decano de la Facultad de Biología y desempeñó el cargo de rector interino de la Universidad de Sevilla entre 1986 y 1988, periodo convulso en el que contribuyó de forma fundamental a desbloquear la reforma de los Estatutos de la Hispalense que exigía un estudiantado movilizado como nunca más se ha vuelto a ver en esta centenaria institución. Los entonces combativos fundadores del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus) recordaban ayer su carácter "dialogante y afable".

Nacido en Santa Lucía de Tirajana el 30 de noviembre de 1927, compartió su condición de gran canario con otro gran maestro de la Hispalense, Francisco Morales Padrón. Esta comunidad autónoma lo distinguió con el Premio Canarias de Investigación en 1990.

Llegó a Sevilla en 1971 tras ganar la cátedra de Microbiología en la Hispalense. Con anterioridad, había estudiado Ciencias Naturales en la Facultad de Ciencias de Madrid, iniciando sus primeras investigaciones en la cátedra Bacteriología y Protozoología, donde se doctoró en 1953.

Uno de los momentos cruciales de su vida académica fue en 1977, cuando se convirtió en el primer decano de la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla en unos momentos en que los medios escaseaban y los retos y complicaciones eran muchas.

Se casó con María del Carmen Hurtado, a quien conoció en Madrid y con la que formó una familia compuesta por cinco hijos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios