Urbanismo

La Plaza del Museo ganará acerado para evitar los aparcamientos indiscriminados

  • El proyecto contempla ampliar el parterre del ficus frente al Bellas Arte para permitir el normal crecimiento de sus raíces aéreas y debe recibir el visto bueno de Patrimonio

Un hombre cruza por el acerado que será ampliado, en la confluencia con las calles Miguel de Carvajal y Rafael Calvo. Un hombre cruza por el acerado que será ampliado, en la confluencia con las calles Miguel de Carvajal y Rafael Calvo.

Un hombre cruza por el acerado que será ampliado, en la confluencia con las calles Miguel de Carvajal y Rafael Calvo. / Juan Carlos Muñoz

Más acera y parterre en la Plaza del Museo. Un proyecto de la Gerencia de Urbanismo contempla la ampliación del acerado perimetral de este céntrico enclave en su confluencia con las calles Miguel de Carvajal y Rafael Calvo, y de la zona ajardinada en la que se encuentra un ficus histórico de gran porte. Este espacio se incluye en el entorno del Museo de Bellas Artes declarado Bien de Interés Cultural (BIC) como Monumento Histórico Artístico el 1 de marzo de de 1962, por lo que resulta preceptivo una autorización previa a su ejecución de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico.

Los motivos para realizar las obras son distintos para cada caso. En el primero se encuentra el acceso por donde se realizan las operaciones de entrada y salida de mercancías del Museo de Bellas Artes, lo cual presenta bastante dificultad debido al estacionamiento de vehículos. A fin de evitar el aparcamiento que dificulta la realización de las operaciones de carga y descarga con la debida seguridad, los técnicos consideran necesario incorporar la superficie afectada como parte del acerado perimetral que rodea la plaza.

El segundo motivo aparece en en el escrito presentado por el servicio municipal de Parques y Jardines sobre el parterre del ficus existente frente a la fachada del Museo de Bellas Artes, que debe ampliarse “para permitir el normal crecimiento de sus raíces aéreas, las cuales buscan con el tiempo su enterramiento en el suelo, sirviendo así de sustento de las ramas y disminuyéndose por tanto el riesgo de caída de las mismas”. Los técnicos matizan que la proyección vertical de esas raíces aéreas recae sobre el acerado perimetral de la plaza, lo que hace necesario retirar su pavimentación en una superficie suficiente al efecto.

La obra, que afecta a uno de los árboles singulares de la ciudad, durará mes y medio

Para la ampliación del acerado perimetral de la plaza en su confluencia con las calles Miguel de Carvajal y Rafael Calvo, en el proyecto se propone trasladar el bordillo de granito actual a la nueva alineación y pavimentar la superficie resultante con solería de hormigón similar a la existente. Además, se ajustará el adoquinado de la calzada afectada a la nueva alineación, mediante el levantado y recolocación de las piezas necesarias.

Para el ficus, que es considerado como uno de los árboles singulares de la ciudad, se propone aumentar la superficie de la zona terriza respetando la huella de su alineación actual en cumplimiento de las normas de protección patrimonial aplicables. Para ello, se sustituirá el bordillo y recercado metálico que se encuentran en mal estado por la intercepción de raíces, en la medida en que su presencia lo permitan, utilizando elementos nuevos de similares características. De modo contiguo, la ampliación se realizará sobre el acerado perimetral que rodea la plaza, abarcando en dimensión y forma una superficie sensiblemente similar a la proyección horizontal de la copa del ficus en cuestión. Ambas intervenciones cuentan con un presupuesto de 12.208 euros y un plazo de ejecución de mes y medio.

En el parterre se sustituirá el bordillo y el recercado metálico. En el parterre se sustituirá el bordillo y el recercado metálico.

En el parterre se sustituirá el bordillo y el recercado metálico. / Juan Carlos Muñoz

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios