seguridad ciudadana | el ayuntamiento admite que es una apertura parcial

La sede de la Policía Local en Bellavista abre sin ordenadores ni muebles

  • La nueva comisaría comenzó a funcionar el pasado lunes con 18 agentes en dos turnos, menos de la mitad de la dotación prevista

  • A los vecinos se les deriva al distrito Sur

Comentarios 1

La comisaría de la Policía Local del barrio de Bellavista abrió sus puertas el pasado lunes con menos de la mitad de los agentes previstos y en un edificio completamente diáfano, en el que no hay ni ordenadores ni muebles. No hay ni siquiera una emisora con la radio de la Policía. Lo único que hay es una silla en la recepción y un pequeño mueble en el que se coloca el policía local que atiende la entrada del edificio. Los ciudadanos que acudan a esta sede policial se encontrarán con este agente en la puerta, que les atenderá y les explicará que todavía no se puede recibir ninguna denuncia en estas instalaciones y le pedirá que se dirija a la comisaría más cercana, que es la del distrito Sur, ubicada en un edificio prefabricado al principio de la avenida de la Paz.

El Ayuntamiento precisa que la comisaría no está todavía operativa y que se ha decidido destinar ya a los agentes para ganar en presencia policial en la zona, pero no está abierto al público ni tampoco se pueden desarrollar trabajos administrativos en el edificio. Fuentes municipales admitieron que faltan todavía muchos equipamientos, como mobiliario y ordenadores, que se irán adquiriendo en los próximos días para que la comisaría pueda funcionar a pleno rendimiento. Por ahora, apuntan las mismas fuentes, se ha hecho una apertura parcial y ni siquiera se ha inaugurado oficialmente.

El Consistorio precisa que el edificio no está abierto al público ni inauguradoLos vecinos llevan más de diez años pidiendo una comisaría de la Policía Local en el barrio

Al inmueble se han destinado 15 policías y tres oficiales, es decir, una dotación de 18 agentes. Son 21 menos que los 39 que prevé la nueva RPT (Relación de Puestos de Trabajo) sólo para Bellavista. En esta reorganización del cuerpo se creaba un macrodistrito policial con la unión de dos distritos, el de Bellavista-La Palmera y el Sur. A esta gran área resultante de la unión de las dos comisarías se destinarían 84 agentes, una cifra imposible de alcanzar en la actualidad. Esta dotación planteaba el envío de 39 policías al distrito Bellavista-La Palmera y 45 a Sur. Sin embargo, la RPT sigue sin aprobarse pese a las continuas promesas del delegado de Movilidad y Seguridad, Juan Carlos Cabrera, que lleva más de un año anunciando que esta reorganización entrará en vigor de manera inminente.

Se encuentra aquí el Ayuntamiento con dos problemas. El primero es la falta de personal de la Policía Local, que requiere de la creación de al menos 300 nuevas plazas para afrontar todos los servicios que el cuerpo presta en la actualidad con garantías. El segundo es el propio rediseño de la plantilla, en el que no se ha tenido en cuenta estas carencias de personal. De hecho, para poder llevar a la práctica lo que el gobierno local ha planteado sobre el papel harían falta 363 policías locales más de los que hay en la actualidad. Y por ahora sólo se han convocado cincuenta plazas, que sólo servirán para cubrir jubilaciones y bajas y difícilmente supondrán un refuerzo real.

Mientras tanto, el ejecutivo municipal ha decidido abrir ya la comisaría de Bellavista, pese a que el edificio no está todavía acondicionado para ello. Cierto es que es un inmueble de nueva construcción, y por tanto moderno. De hecho, está pensado para que sea también la sede del distrito y no sólo una comisaría de la Policía Local. Pero también lo es que todavía no se han colocado los muebles ni los equipos informáticos básicos para cualquier trabajo, no ya sólo policial, sino también de oficina. Los agentes que están trabajando en este edificio desde el pasado lunes han decidido reunir dinero de su bolsillo para comprar unos electrodomésticos básicos -cafetera, microondas, etcétera- con los que poder afrontar su trabajo en un lugar en el que no hay ni muebles.

La apertura de la comisaría en este estado parece más bien una maniobra política para acallar las críticas de los vecinos del barrio, que llevan más de diez años esperando la puesta en marcha de una sede policial para esta zona de la ciudad. Esta comisaría ha abierto sus puertas con más de una década de retraso. Alfredo Sánchez Monteseirín ya anunció hace más de diez años que Bellavista tendría una sede fija de la Policía Local. Su sucesor, Juan Ignacio Zoido, llegó a convocar a la prensa en el solar donde se levantaría después la comisaría, pero poco más hizo. Con la llegada de Espadas la obra recibió el impulso definitivo, pero hace ya casi un año que debería haberse inaugurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios