Sevilla

Protestas por el suelo deslizante del carril bici

La oficina del Defensor del Ciudadano del Ayuntamiento de Sevilla ha recibido aproximadamente una decena de denuncias relacionadas con las deficiencias del carril bici. La mayoría de ellas avisan del peligro que supone el pavimento de esta nueva infraestructura de la ciudad. Los denunciantes exponen que el piso del carril es muy deslizante, especialmente cuando amanece debido al rocío que se queda impregnado en el suelo.

La comisión de quejas y sugerencias ha solicitado a la delegación de Infraestructuras para la Sostenibilidad un informe para conocer la composición del pavimento y cuáles son los materiales empleados en la construcción del carril bici. Igualmente, se ha sugerido que se analice si la pintura antideslizante del firme es efectiva o no. De momento, ambos expedientes están en fase de tramitación, por lo que todavía el Ayuntamiento no ha tomado ninguna medida a partir de estas recomendaciones.

Lo que sí ha hecho el Consistorio es colocar vallas en las zonas potencialmente más peligrosas para los ciclistas. Desde la construcción del carril bici se colocaron protecciones metálicas en diversos puntos de la ronda histórica, para impedir que el ciclista pudiera caer a la calzada y ser atropellado por algún coche en caso de algún accidente o de pérdida de control de la bicicleta. Ahora a estas vallas se le han añadido otras en la zona de Menéndez y Pelayo más próxima a los Jardines de Murillo.

Viniendo de la ronda el carril hace una curva en la esquina de la calle Cano y Cueto para dejar la acera y tomar por la parte más cercana a la reja de los Jardines de Murillo. Este punto es especialmente peligroso para los ciclistasque circulan en sentido contrario, desde la calle San Fernando hacia la ronda. Si el pavimento está deslizante, una caída puede llevar al ciclista hasta la calzada y dejarlo justo en la entrada del párking de Cano y Cueto, con el consiguiente riesgo de atropello. De ahí que el Ayuntamiento haya optado por colocar la valla para impedir que el ciclista salga del carril bici en caso de caída.

Este problema de deslizamiento lo sufre principalmente el tramo del carril bici que está pintado de color verde -la mayoría de los 84 kilómetros de la red actual-, mientras que los viales rojos, característicos en la zona de Torreblanca, están compuestos de otro material más seguro. El piso está inestable principalmente a primera hora de la mañana o cuando empieza a llover. Las primeras gotas de lluvia se mezclan con la suciedad existente en el carril y se forma una especie de barro muy deslizante. La lluvia fuerte limpia la suciedad y es más segura para los ciclistas, salvo en el caso de que pisen las marcas viales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios