Sevilla

Prueba piloto en la Encarnación para acabar con la oxidación de las fuentes

  • El efecto del cloro en las tuberías provoca que se manchen los surtidores monumentales de la ciudad.

El óxido ha vuelto a teñir la fuente del Archivo de Indias. El óxido ha vuelto a teñir la fuente del Archivo de Indias.

El óxido ha vuelto a teñir la fuente del Archivo de Indias. / Antonio Pizarro

Comentarios 0

Una prueba para acabar con el óxido de las fuentes. El Ayuntamiento, a través de Emasesa, va a implantar un novedoso sistema en la histórica fuente de la Plaza de la Encarnación que, entre otros beneficios, busca que el cloro no arrastre el óxido de las tuberías y que acabe manchando los surtidores. Desde hace varios años son numerosos los surtidores de la ciudad que se han visto afectados por este problema, que si bien no produce un daño especial en la piedra o en el material con el que estén construidas las fuentes, sí genera un importante impacto estético.

La utilización del cloro es necesaria en las fuentes ornamentales de la ciudad por motivos sanitarios. Este agente químico arranca el óxido de las tubería que surten el agua, la mayoría de ellas de hierro y muy antiguas, saliendo al exterior y manchando por completo estos monumentos. En las últimas semanas, las manchas de óxido se han hecho visibles en las fuentes situadas en la glorieta dedicada al americanista Luis Navarro García, delante del Archivo de Indias. Otros surtidores que se han teñido de naranja en los últimos años han sido la Fuente de Sevilla, en la Puerta de Jerez; la de las Cuatro Estaciones, en el Prado de San Sebastián; la de Mercurio, en la Plaza de San Francisco; o el conjunto las Muchachas al Sol, en la Glorieta de las Cigarreras.

La Fuente de Sevilla manchada. La Fuente de Sevilla manchada.

La Fuente de Sevilla manchada. / Juan Carlos Muñoz

Para evitar esta imagen distorsionada de los fuentes, el Ayuntamiento incrementó la vigilancia y la limpieza, incluso se planteó encargar un estudio químico y biológico a la Universidad de Sevilla. Ahora, el proyecto piloto en la fuente de la Encarnación puede acabar definitivamente con el problema. Se va a implantar un sistema de desinfección mediante rayos ultravioletas (UV). Al pasar el agua por el interior del reactor que se va a instalar se generará una reacción fotoquímica que provoca que los microorganismos mueran o quede destruida su capacidad de reproducción.

La Fuente de las Cuatro Estaciones. La Fuente de las Cuatro Estaciones.

La Fuente de las Cuatro Estaciones. / Juan Carlos Muñoz

De esta forma, no se provocan reacciones secundarias ni hay depósitos de agua una vez que ha pasado por el reactor. El objetivo es que si este sistema funciona se pueda extender a otras fuentes de la ciudad que actualmente se desinfectan con cloro, lo que provoca graves problemas de conservación y dificultades en su puesta en servicio, además de ser mucho menos eficientes.

Ayer mismo, los operarios comenzaron las tareas para retirar la fuente de la Encarnación para su restauración. El Ayuntamiento va a elevar este histórico surtidor, inutilizado desde que se construyeron las setas y va a reurbanizar su entorno. La intención es que esté listo antes de la próxima Semana Santa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios