La evolución de la pandemia

Pruna detecta un brote de Covid al repartir los regalos de Reyes

  • La localidad de la Sierra Sur presenta la tasa más alta de contagio de la provincia de Sevilla

  • Todo apunta a que el origen se produjo en los bares de copas durante las pasadas fiestas

  • Se han cerrado todos lo equipamientos municipales y se ha pedido a la población que se autoconfine

Una de las calles de Pruna con su castillo al fondo. Una de las calles de Pruna con su castillo al fondo.

Una de las calles de Pruna con su castillo al fondo. / Belén Vargas

Fue el pasado 5 de enero cuando se dispararon las alarmas en Pruna, una localidad de la Sierra Sur de Sevilla, donde viven poco más de 2.600 habitantes. Aquella jornada cuatro concejales del Ayuntamiento, que preside el independiente Francisco López, y otros dos trabajadores municipales se disponían a repartir los regalos de los Reyes Magos entre los mas pequeños del pueblo, una actividad que se había preparado en sustitución de la tradicional cabalgata que este año se suprimió siguiendo las recomendaciones sanitarias para hacer frente a la pandemia del Covid. 

Como medida preventiva, estas seis personas se sometieron, en una clínica privada, a una prueba para descartar el contagio del virus. Lo que iba ser un simple protocolo de seguridad acabó convirtiéndose en la más nefasta de las noticias en la víspera de la ilusión. Uno de los concejales dio positivo. Un caso que resultó bastante preocupante, ya que el edil trabaja en un bar de copas, muy frecuentado en las recientes fiestas. No obstante, este concejal asegura que en el momento en que se realizó las pruebas tenía "muy poca carga vírica y no podía contagiar a mucha gente".

Desde entonces comenzaron a detectarse más positivos en clientes y trabajadores de diversos negocios hosteleros de la localidad, lo que ha evidenciado la existencia de un brote en este municipio, con 66 casos hasta ahora, lo que sitúa la tasa de contagio en 1.800 por cada 100.000 habitantes, la más alta que se registra actualmente en la provincia de Sevilla, según ha detallado el regidor de Pruna a este periódico. 

La mayoría, menores de 30 años

El brote -que no fue contabilizado ayer en el balance de la Consejería de Salud y Familias- es consecuencia directa de las fiestas navideñas, en las que el propio alcalde reconoce que muchos jóvenes no han extremado la precaución necesaria frente al contagio. Un razonamiento que se evidencia en el perfil de los positivos: la mayoría son vecinos con menos de 30 años y presentan síntomas leves

"Desde ese momento hemos estado en contacto permanente con las autoridades sanitarias, a las que hemos pedido la realización de test masivos en la localidad. Hoy mismo se están practicando más de cien pruebas en el centro de salud a los contactos estrechos de los que ya han dado positivo", refiere López. 

Una de las medidas que desde el Consistorio se ha tomado es el cierre de los equipamientos públicos: guardería, gimnasio, estadio de fútbol, Servicios Sociales y Ayuntamiento, donde se sigue trabajando "a puerta cerrada, pero sin atender presencialmente a nadie". "Hemos hecho un llamamiento a los vecinos para que se autoconfinen", explica el alcalde, quien está a la espera de las medidas que tome la Junta de Andalucía este viernes. 

Sólo dos bares siguen abiertos

También han cerrado casi todos los negocios hosteleros de Pruna. Sólo dos permanecen abiertos, por pocas horas al día, para garantizar, al menos, un servicio mínimo. Una imagen que dista bastante de la que se contempló en Navidad, cuando los bares de copas estuvieron repletos de personas para celebrar las fiestas, pese a las recomendaciones de las autoridades sanitarias que han insistido todo este tiempo en evitar aglomeraciones para frenar una tercera ola del Covid. 

Este brote se produce en una localidad que estuvo exenta de contagios durante los siete primeros meses de la pandemia. No fue hasta primeros de octubre, según recuerda el alcalde, cuando se registró el primer caso. Durante el otoño sólo se han alcanzado ocho positivos, una cifra que se ha disparado hasta los 66 en la actual situación y que ha encendido todas las alarmas en un municipio de pocos habitantes, situado en la frontera con Cádiz y Málaga. Las fiestas navideñas empiezan a pasar factura. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios