Sevilla

La Ranilla se degrada a la espera de su rehabilitación integral

  • El PP exige un compromiso concreto y un cronograma de inversiones y actuaciones para garantizar su conservación

La Ranilla se degrada a la espera de su rehabilitación integral.

La Ranilla se degrada a la espera de su rehabilitación integral.

Una situación muy comprometida. El Pabellón de Ingreso de la antigua prisión de la Ranilla, construcción de estilo regionalista, continúa degradándose y mostrando un aspecto muy precario a los paseantes del Parque de la Ranilla en el que se encuentra, en el Barrio de Nervión, mientras espera a su rehabilitación. El Partido Popular ha exigido al alcalde, Juan Espadas, un compromiso concreto y un cronograma de inversiones y actuaciones dirigidas a recuperar en su totalidad este edificio, mantener en perfecto estado de conservación y resaltar este elemento fundamental del Patrimonio Inmueble Municipal.

El concejal del grupo popular en el Ayuntamiento, José Luis García, ha denunciado que “la rehabilitación de la antigua prisión de la Ranilla acumula tres años de retraso por la dejadez de Espadas, que está más centrado en el PSOE-A que en los problemas de la ciudad”.

“Después de haber anunciado a bombo y platillo la recuperación y rehabilitación de ese histórico inmueble de propiedad municipal, el gobierno municipal ha dejado pasar tres años para adjudicar unas primeras obras de rehabilitación, que, además, sólo representan un primera fase de las ingentes actuaciones que necesita este inmueble”, ha explicado el edil popular.

El pabellón de ingreso de la antigua prisión. El pabellón de ingreso de la antigua prisión.

El pabellón de ingreso de la antigua prisión. / M. G.

El proyecto de esta primera fase de rehabilitación tiene fecha de mayo de 2018. Desde entonces, el conjunto de edificios que forma el Pabellón de Ingreso de la antigua Prisión, declarado lugar de la Memoria Histórica por la Junta de Andalucía, han ido acumulando un grave estado de deterioro. La mayoría de los cristales de las ventanas y balcones están rotos, la vegetación espontánea se está adueñando de buena parte de cornisas y cubiertas y se aprecian pintadas sobre algunos de los muros.

En lo que respecta al interior de los edificios que conforman el conocido como Pabellón de Ingreso, se encuentran totalmente desmantelados y abandonados, con acumulación de basuras, excrementos de palomas y animales muertos en muchos puntos. También destaca la presencia de enseres y alimentos de indigentes que utilizan este espacio como refugio.

Se observan agujeros y desprendimientos de los techos en numerosas estancias e importantes deterioros en los forjados y bajantes. En cuanto al patio central, se encuentra lleno de matorrales, corriendo peligro de sufrir algún incendio.

“Todas estas circunstancias ofrecen del conjunto de este histórico edificio una imagen de deterioro y dejadez muy lamentable, especialmente teniendo en cuenta que se encuentra en pleno Parque de la Ranilla, con gran tránsito de personas de todas las edades”, ha denunciado José Luis García. 

Aspecto del interior, con las ventanas, azulejos y paramentos en muy mal estado. Aspecto del interior, con las ventanas, azulejos y paramentos en muy mal estado.

Aspecto del interior, con las ventanas, azulejos y paramentos en muy mal estado. / M. G.

El edificio a rehabilitar se trata del pabellón de acceso del complejo de la antigua Prisión Provincial de la Ranilla, en el entonces nuevo Barrio de Nervión, según el planeamiento urbanístico del arquitecto Aníbal González, que proyectó el Matadero Municipal en uno de sus extremos y la Prisión en el otro.

La Prisión Provincial de Sevilla, conocida popularmente como La Ranilla por una venta existente en las cercanías, se inauguró durante la Segunda República, en concreto en 1932 y es obra del arquitecto Luis Aranguren. La cárcel entró en funcionamiento el 14 de mayo de 1933, finalizando su actividad en 1991, siendo en enero de 2008 cuando comenzó su demolición, exceptuando el pabellón de acceso.

El edificio ocupa un una parcela de 1.538 metros cuadrados, con una superficie construida de 1.982,44 metros cuadrados, desarrollándose en dos plantas, en torno a un patio central ajardinado de 420 metros cuadrados. Básicamente, su estructura está compuesta por muros de carga ejecutados con fábricas de ladrillos macizos, recibidos con morteros de cal sobre los que apoyan forjados unidireccionales construidos con perfiles metálicos y entrevigados formados con una rosca de ladrillos macizos. Como cubrición existen cubiertas planas transitables revestidas por baldosines cerámicos que forman las azoteas, y cubiertas inclinadas construidas sobre cerchas metálicas y revestidas por tejas planas cerámicas.

Enseres que se encuentran en el interior. Enseres que se encuentran en el interior.

Enseres que se encuentran en el interior. / M. G.

En la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo de 9 de junio de 2021 se ha adjudicado por un importe de 1.153.001,22 euros (IVA incluido) a la empresa Alberto Domínguez Blanco Restauración de Monumentos, S.A. la realización de las obras de una primera fase de rehabilitación del Pabellón de Ingreso. Estas obras, según el PP, se reducen a la subsanación de las anomalías existentes en el edificio referentes a fisuras, humedades y desprendimientos; ejecución de una nueva estructura capaz de soportar las nuevas cargas y el trazado de una nueva red de saneamiento.

El concejal del grupo popular ha concluido indicando que “más allá de esta primera fase de rehabilitación, ciertamente limitada, se precisa un compromiso concreto y un cronograma de inversiones y actuaciones dirigidas a recuperar en su totalidad, mantener en perfecto estado de conservación y poner en valor este elemento fundamental del Patrimonio Inmueble Municipal”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios