Urbanismo

La rehabilitación de la Ranilla arranca con la consolidación de la antigua cárcel

  • El Ayuntamiento aprueba una inversión de 1,5 millones para un inmueble que será usado como equipamiento destinado a la memoria histórica

Fachada de la antigua cárcel de la Ranilla. Fachada de la antigua cárcel de la Ranilla.

Fachada de la antigua cárcel de la Ranilla. / M. G.

La Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente ha aprobado una inversión de 1,5 millones de euros destinados a la rehabilitación del antiguo pabellón de ingresos de Ranilla, un equipamiento en el que está programado un uso vinculado a la memoria histórica. Esta primera fase de la intervención, centrada en los trabajos de consolidación, se puede poner en marcha gracias al plan extraordinario de inversiones a través del Patrimonio Municipal del Suelo aprobado el pasado septiembre dentro de la estrategia de reactivación económica y social y fomento del empleo en la ciudad. Este inmueble está declarado Lugar de Memoria Histórica de Andalucía y está incluido en el Catálogo General de Patrimonio Histórico.

“Este proyecto vuelve a demostrar la apuesta del gobierno por una adecuada conservación del patrimonio y por su puesta en valor. La recuperación del Pabellón de Ingresos de Ranilla se enmarca dentro de una estrategia amplia de trabajo que ha dado ya resultado con inversiones como la rehabilitación del Pabellón Real y que tiene en marcha proyectos singulares en Sevilla como la Torre de Don Fadrique, la Muralla de la Macarena o la Fábrica de Artillería”, explicó el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz.

El pabellón de ingresos es el único edificio de esta antigua prisión, que databa de 1933, que permanece en pie tras la demolición en 2008 del conjunto para su transformación en un parque público para el barrio, un centro cívico y la sede central de la Policía Local. El edificio que ocupa una parcela de 1.538 m2, y cuenta con una superficie construida de 1.982,44 m2. Se desarrolla en dos plantas que se disponen en torno a un patio central ajardinado de 420 m2.

El proyecto redactado y aprobado por la Gerencia de Urbanismo responde sobre todo a necesidades de tipo estructural, haciendo frente a diversas patologías y deficiencias detectadas en análisis de diagnosis previos realizados. En concreto, el edificio ha sido sometido a estudios patológicos que pusieron de manifiesto la necesidad de intervenir en las cubiertas y estructura. Por consiguiente, las obras previstas en esta primera fase de actuación van dirigidas a garantizar la conservación de dichas cubiertas y forjados, además de los muros, mediante una nueva estructura de consolidación de la estructura existente. Su diseño se basa en la ejecución de una serie de forjados unidireccionales, similares a los actuales, que son capaces de soportar las nuevas cargas del edificio y que se anclan a los muros existentes del edificio.

Para las cubiertas se plantea la colocación de una nueva estructura auxiliar, paralela a la actual, con el fin de soportar mejor los esfuerzos. Conjuntamente con ello, se trazará e instalará una nueva red de saneamiento para asegurar el perfecto funcionamiento de este servicio en un futuro, de acuerdo con el uso que finalmente se asigne al edificio. Esta propuesta de intervención de la Gerencia de Urbanismo ha sido refrendada por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, que ha valorado de forma positiva la misma.

Las obras de carácter estructural previstas en esta ocasión tienen un presupuesto de 1.542.310 euros y un plazo de ejecución de doce meses. Durante este tiempo, el Ayuntamiento de Sevilla avanzará en la concreción del proyecto de adecuación del pabellón para su uso como espacio de referencia de la memoria histórica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios