Sevilla

Riesgo de colapso en los Astilleros

  • Los impagos a empresas auxiliares han provocado más de 600 despidos y hacen peligrar los encargos

Comentarios 5

La industria auxiliar de los Astilleros de Sevilla denunció ayer el despido de 600 trabajadores de sus empresas por la deuda que la compañía tiene con ellos, que cifran en 15 millones de euros entre pagos atrasados y compromisos de pago pendientes de vencer en los próximos meses.

El portavoz de la industria auxiliar, José Miguel Sáez Moreno, ha lamentado que por falta de financiación "se está dejando caer" a una empresa como Astilleros, que considera "estratégica" por el empleo y las exportaciones que genera.

El pasado día 18 de junio se creó una comisión de empresas de la industria auxiliar que presta servicios a los Astilleros de Sevilla, y la primera acción fue reclamar la normalización de los pagos pendientes.

Desde marzo son habituales los incumplimientos en los pagos, precisa el portavoz de la industria auxiliar, quien asegura que esta circunstancia ha provocado desde julio el despido de algo más de 600 trabajadores, el 30% de la plantilla de las empresas auxiliares, que suman 2.000 empleados.

Si se mantienen los impagos, la industria auxiliar "se vería en la obligación de proceder al cese de todas sus actividades en septiembre", lo que supondría la pérdida de la totalidad los puestos de trabajo actuales, subraya su portavoz.

Eso provocaría "el colapso de toda la producción de Astilleros", que incluye tres barcos en construcción, otro en entrega y cuatro más pendientes de la financiación necesaria para comenzar su construcción.

La industria auxiliar considera que "la salida a esta grave situación" pasa por la financiación de Astilleros de Sevilla por parte de entidades privadas, con las que está negociando, aunque les está siendo difícil de conseguir sin el apoyo explícito de entidades públicas como la Junta de Andalucía, asegura su portavoz.

Esta financiación está incluida dentro del Plan de Viabilidad Industrial diseñado por Astilleros de Sevilla, que garantizaría su continuidad y estabilidad para los próximos tres años, agrega el portavoz de la industria auxiliar.

Astilleros de Sevilla ha conseguido, a pesar de la coyuntura económica actual, mantener en los últimos dos años una producción "aceptable" y ha sido el único astillero privado en España capaz de construir y entregar buques, con tres barcos de mercancías y automóviles y las puertas de la esclusa, afirma el representante de la industria auxiliar.

El Astillero de Sevilla se fundó en 1953 y ha sido históricamente un termómetro socioeconómico de los avances, las reivindicaciones y las nuevas tecnologías. Cuna de sindicalistas, escuela de oficios, mantiene con su actividad un rescoldo del liderazgo fluvial que la ciudad ejerció hasta que en 1717 la Casa de la Contratación se trasladó de Sevilla a Cádiz, perdiendo así el monopolio del comercio marítimo con los barcos que venían de América.

En estos años ha pasado por diferentes vicisitudes de propiedad, reconversión industrial y feroz competencia de los fabricantes orientales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios