Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Metrópolis: Calle Alfarería

Selecta nevería en los alfares del tiempo

  • Donde vivió la tonadillera Marifé de Triana se oye música de piquetas y taladros. Una calle con apellidos que hicieron la Exposición del 29 y vecinos que se asoman a los recuerdos de la Exposición del 92. Sueño capicúa en vaso de cerámica.

Calle Alfarería, con colgaduras de la Pastora. Calle Alfarería, con colgaduras de la Pastora.

Calle Alfarería, con colgaduras de la Pastora. / Víctor Rodríguez

Comentarios 1

EL 23 de septiembre de 1978 se iba el verano pero seguía el calor. Hace cuarenta años, en el cine Alfarería de verano ponían Un cadáver a los postres, una película con Peter Sellers, Alec Guinness, David Niven, Peter Falk (Colombo) y Truman Capote. El guión era de Neil Simon, dramaturgo que falleció el pasado 26 de agosto. Cuatro décadas después, parece que fueran a poner esta noche Indiana Jones y el templo maldito. Eso recuerda el inmenso agujero de las obras de 48 viviendas, aparcamiento y garajes.

“Justo al otro lado estaba el cine Emperador”, dice Juan José Soto. Se conoce esta calle como la palma de la mano. Se ha picado la tubería de su piso y está esperando a los albañiles. Nació en la Cerca Hermosa, una casa de vecinos que preside en el exterior una placa con un retrato de su madre, Gracia Villegas, a la que los vecinos le agradecen los desvelos por el patio común. “Como era de tierra, uno lo ponía de solería, otro con chinas, y ella unificó la estética”. Su madre nació en La Cerca Hermosa en 1928; un año después, el año de la Exposición Iberoamericana, nació en esta misma casa trianera su padre, Manuel Soto, que trabajó de pintor en Cerámicas Santa Ana.

En pocas calles hay una relación tan directa entre su nombre y el oficio al que se dedicaron la mayoría de los vecinos. Ancha es Castilla... menos por Alfarería. Dos paralelas que unen Chapina con el río; el tapón que frenó al río de verdad con el río de mentira que fotografían los turistas. Castilla la Vieja, nexo cofrade de la O al Cachorro, y Castilla la Nueva, que sería esta Alfarería que levantada por las obras en todos sus tramos es como una Expo en miniatura que nace en San Jacinto y muere, para más señas en la esquina de Seguros Ocaso, en la Ronda de Triana, prácticamente a los pies de la Torre Sevilla (Pelli para el vulgo, que sabe mucho de arquitectura).

A Juan José Soto, su padre y su abuelo le contaron que los arcos de la Cerca Hermosa son legado del lugar donde “metían los moros los caballos”. En el primer tramo de la calle, hasta Antillano Campos, hay colgaduras de la Pastora de Triana que no salió por la lluvia el día 15. Dos concejales en el punto de partida de la calle. Una cerámica de Santa Ana hecha “un día de la Velá de 1998” recuerda a Alberto Jiménez-Becerril y Ascensión García Ortiz, asesinados por Eta el 30 de enero de ese año. El primero fue alcalde de Triana, como Paco Arcas, el cartero que abrió Las Golondrinas. En la misma esquina con San Jacinto, una cerámica con dibujo de Enrique Orce recuerda a Manuel Carriedo Pérez (1867-1930) que fue primer teniente de alcalde de Sevilla cuando Triana era la Silicon Valley del azulejo.

La dedicación de Alfarería a los alfares es omnipresente. En el número 8, la Casa Grande, donde vivió Manuel Bejarano, capataz “que hizo historia con el arte de mandar los pasos”, se pueden leer todavía las palabras Loza y Cristal. Cerámica Santa Isabel data de 1789, el año de la Revolución Francesa. Una imagen de la Pastora preside la Fábrica de Cerámica Artística M.G. Montalván Nuestra Señora de la O, con entrada por la calle Covadonga, que también está en obras. La calle donde tenía su estudio de tapicería el bailaor Paco Vega, que en una edición de la Bienal organizó el espectáculo Una noche en el Morapio. El número 23 será Hotel Montalván donde hubo un taller de esta firma trianera. Taller de Alfarería Antonio Campos. Taller de Obra Gráfica Norberto León, un colombiano de Cali que se afincó en Triana; estudio del pintor-escultor Dubé de Luque; Antonio Japón, Artículos de Fantasía, con cerámica de la fábrica de José Mensaque... Con estos apellidos que florecen en la calle Alfarería -Orce, Mensaque, Montalván- Triana hizo ella sola una Exposición Iberoamericana en la Plaza de España con el lápiz de Aníbal González, que les regaló la capillita del puente. Las obras ahora son de otro cariz. Una placa recuerda que está prohibido aparcar en buena parte de la calle entre agosto de 2018 y junio de 2020 y remite a la constructora Etosa que trabaja en el antiguo cine de verano donde se instaló provisionalmente el mercado de Triana cuando aparecieron restos arqueológicos en las obras de la actual plaza de abastos junto al castillo de San Jorge.

Dos turistas hacen fotos de la placa que recuerda la calle en la que vivió María Felisa Martínez López, artísticamente Marifé de Triana. El azulejo rinde tributo a quien paseó el “nombre universal de Triana” por escenarios de todo el mundo durante más de medio siglo. Y remata la posdata “siendo alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín”. El alcalde más longevo de la ciudad fue concejal en Burguillos, la localidad donde nació la tonadillera enterrada en Benalmádena que da nombre a un parque del Turruñuelo.

La Cerca Hermosa, la casa en la que nacieron y después se enamoraron los padres de Juan José Soto, es un tipo de convivencia típicamente trianero. En la misma calle Alfarería, número 59, existe otro modelo del que este lugar de Triana ha sido pionero en Andalucía. En la entrada, dos palabras en inglés: Bed & Breakfast. La iniciativa partió de Rosa Lebeña, cántabra, profesora de Portugués, y Carlo Mosca, italiano de Trieste, ingeniero informático.

“El Bed & Breakfast (cama y desayuno) es un tipo de alojamiento turístico que nace en Inglaterra hace más de un siglo”, dice Rosa, nacida en Bejes, el pueblo más alto de la zona cántabra de los Picos de Europa. “En la Consejería de Turismo no tenían ni idea de lo que era. No es un hostal ni un hotelito. El equivalente sería una casa rural en la ciudad”. Una oferta turística muy particular: por la normativa, no existe recepción; no puede tener más de cinco habitaciones; los alojados han de ser tratados “no como clientes, sino como huéspedes”. La filosofía es “el intercambio cultural entre ellos y nosotros y entre ellos mismos”. Con la obligación “de hacer marca España y marca Andalucía”.

Por la calle no dejan de pasar dos camiones de obras de Paradas y de Arahal con escombros del antiguo cine de verano. En la calle de la tonadillera la música es de taladros y de piqueta. La murga del currelante, que diría Carlos Cano. Alfarería atraviesa la calle Clara de Jesús Montero, donde se encuentra el mítico Hotel Triana, sede de la Bienal. La calle Procurador acoge la legendaria sala de teatro El Cachorro. El nombre de esta perpendicular es por Fray Bartolomé de las Casas, “procurador universal y protector de las Indias”. Hay un chino gigante, Xu Mei Zhu, y El Manitas de Triana ofrece “Pequeñas y Grandes Reparaciones”. Desembocan en Alfarería calles de profesionales de la osadía: Pinzón, Alvarado, Magallanes. El Estrecho de Magallanes de Triana une Castilla con Alfarería. Como en las lecciones de geografía de nuestra infancia, Castilla también tiene puerto de mar. Si entonces era Santander, aquí es el puerto Camaronero de Triana. Magallanes relevará a Murillo el año próximo en la retórica de los centenarios. La calle Magallanes, el hombre que convivió con la inmensidad, sólo tiene doce casas.

Camiones y carretillas en los alfares del tiempo. Los alfareros hicieron la Expo del 29, son vecinos de la del 92 y se adelantan al siglo XXI. La Cerca Hermosa se restauró el año 2000. Junto al Bed & Breakfast de la profesora de Portugués y el ingeniero triestino, el número 63 tiene una placa que recuerda que sus obras de restauración empiezan en 2009 (siendo alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín) y acaban en 2011 (siendo alcalde Juan Ignacio Zoido). ¿Quién será el alcalde de Sevilla, y el de Triana, cuando concluyan las obras del antiguo cine de verano en el verano olímpico de 2020 y se pueda volver a aparcar en la calle Alfarería? En el solar donde apareció un cadáver a los postres y que acogió a los mercaderes de Triana por los restos arqueológicos del Altozano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios