Sevilla

Sevilla por el Clima celebra la publicación del Plan Director de Arbolado, pero alerta de sus carencias

Naranjos del patio de la Catedral de Sevilla. Naranjos del patio de la Catedral de Sevilla.

Naranjos del patio de la Catedral de Sevilla. / Belán Vargas (Sevilla)

La Red Sevilla por el Clima celebra la publicación del Plan Director del Arbolado y del inventario, un buen punto de partida para la gestión del arbolado municipal acorde a las necesidades de actuación que en esta materia requiere la Declaración de Emergencia Climática realizada el pasado mes de junio por parte del consistorio municipal.

El plan, según informó ayer la Red, comienza con un buen diagnóstico sobre el arbolado urbano, aunque se echa en falta enfoques diferentes al de la arboricultura, como desde la ecología, arquitectura, urbanismo y paisajismo. No obstante, se valora positivamente que se considere al arbolado como elemento clave en el paisaje de la ciudad, lo que según esta organización debe implicar la puesta en valor del paisaje, con la consecuente reducción de la presencia del tráfico motorizado, el protagonismo del peatón y la recuperación del árbol como singular. En definitiva, bajo esta premisa, el arbolado debería ser considerado como elemento estructural y condicionante en el diseño de la ciudad.

Se valora muy positivamente la evaluación que realiza el plan de los recursos existentes para la gestión y planificación, que evidencia el gran trabajo que queda por hacer y por ello, ponen el acento en resolver estas cuestiones y en poner los recursos humanos y económicos necesarios para abordar este desafío.

En cuanto a los objetivos estratégicos, consideran que el de aumento de cobertura arbórea del 5% en 20 años (sobre un potencial del 19%) es poco ambicioso e insuficientemente justificado al no relacionarse con ningún estudio sobre la provisión de servicios ecosistémicos como por ejemplo la depuración del aire y, más específicamente, con el papel del arbolado en la mitigación del cambio climático, la regulación del clima local y su efecto positivo sobre la salud física y mental de la ciudadanía.

Se celebran otros objetivos muy necesarios como la protección del arbolado en la obra pública, la necesidad de realizar un mantenimiento del arbolado con prácticas adecuadas que alarguen su vida, la coordinación entre el servicio de Parques y Jardines y otras áreas o empresas públicas cuya actividad tenga relación con el arbolado, o la necesidad de aumentar los recursos humanos del servicio de Parques y Jardines, así como la implementación de medidas para la concienciación ciudadana y la participación.

No obstante, aún se considera preocupante la poca concreción y nivel de detalle en los motivos de tala del arbolado, especialmente en lo que respecta a los conflictos con elementos de la obra civil, y se echa en falta la definición de acciones y directrices dirigidas a solventar la situación de numerosos árboles dañados, entre otras cuestiones, por la pavimentación de sus alcorques.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios