paro y afiliación en noviembre Sevilla: la mayor subida del paro desde 2013 y casi 4.000 personas más en ERTE

  • La provincia registra el mayor incremento del desempleo en noviembre en siete años

  • La afiliación sí avanza, en 977 personas, pero es el segundo peor dato desde 2012

  • El número de personas en ERTE se sitúa en 21.752, 3.811 más que en octubre por las restricciones a la actividad

Bar en tiempos de coronavirus Bar en tiempos de coronavirus

Bar en tiempos de coronavirus

La provincia de Sevilla sigue incrementando el número de parados, afectada por las restricciones del coronavirus y a pesar de que en noviembre se adelantan las contrataciones de cara a la navidad. Así, suma 1.176 nuevos desempleados (+0,53), el mayor incremento desde 2013, aunque sólo algo menor que el del año pasado (+920), cuando ya la economía daba signos de desaceleración.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, el dato es positivo, sí, pero sólo avanza en 977 personas, hasta 747.558, cuando en los tres años anteriores lo había hecho por encima de 3.000 con bastante claridad. Aquí estamos ante la menor creación de empleo desde 2016 y el segundo peor dato desde 2012, el año fatídico de la crisis anterior, un menor avance en gran parte motivado por el mal mes de noviembre para la agricultura tras un buen octubre.

En cualquier caso, todavía el número de cotizantes está por encima del nivel de febrero de 2020, antes de la pandemia, una cota que ya se superó en octubre.

Repunte de los ERTE

Quizás el dato más negativo sea el repunte de los ERTE después de seis meses consecutivos a la baja. En noviembre se encuentran en esta situación 3.811 personas más que en octubre, por lo que son 21.752 las personas que, aunque están afiliadas, no trabajan de forma efectiva. Las personas que efectivamente trabajan en noviembre son 725.806, una cifra que hace retroceder a Sevilla dos años en cuanto a nivel de empleo.

De los más de 21.500 afectados por ERTE, 11.077 se acogen al real decreto del 29 de septiembre, que entró en vigor el 1 de octubre. De esos más de 11.000, 1.063 están en un ERTE por impedimento de actividad, 6.500 por limitación, 2.172 por estar en una lista de sectores específicos que recoge el decreto y 382 por estar incluidos en la cadena de valor de actividades afectadas.

Evolución anual de paro y afiliación

La evolución anual del paro y la afiliación, es decir, entre noviembre de 2019 y noviembre de 2020, es parecida a la de meses anteriores, pero con matices importantes. La provincia tiene 7.080 afiliados menos que el año pasado (sin contar a los incluidos en un ERTE), cifra sorprendentemente baja teniendo en cuenta la magnitud de la crisis. Sin embargo, en octubre esta cifra era aún menor (4.834) y además había ido a la baja mes a mes desde abril, cuando el número de cotizantes perdidos ascendía a más de 40.000. Estamos pues, ante la primera recaída en siete meses y ante un freno en la progresiva recuperación del empleo desde el inicio de la pandemia.

En cuanto al paro, aún hay 34.368 personas más desempleadas que en noviembre de 2019, lo que significa que este indicador ha evolucionado peor. Es decir, que la demanda de personas que quieren trabajar -y que se apuntan a las listas del SAE- es muy superior a la capacidad de las empresas y entidades públicas para generar empleo. Esos más de 34.000 nuevos desempleados suben levemente respecto a la cifra que había en el mes de octubre.

La evolución por sectores económicos

Por sectores, sólo baja el paro en uno, la agricultura (-132) y sube en el resto, aunque sin brusquedades: en servicios en 655, en construcción en 113 y en industria en 27. En porcentaje, lo que más se eleva es el colectivo sin empleo anterior (+2,09%, 533 personas más), lo que indica que se incorpora al mercado laboral nueva demanda (generalmente amas de casa) antes las dificultades económicas familiares.

La evolución del empleo por sectores es mejor indicador del mayor o menor dinamismo laboral de la provincia. Observamos que la agricultura resta 1.396 afiliados en noviembre, lo que significa que el resto de sectores ha creado 2.373, una cifra, por cierto, muy similar a la del año pasado (2.316). Sigue sorprendiendo la resistencia de los autónomos, que son 589 más que en noviembre. En el régimen general, por secciones de actividad, suben sobre todo la educación (+1.870) y las actividades administrativas y servicios auxiliares (+1.156), seguidas ya de lejos por administración pública (+584).

Sin embargo, la hostelería sufre un bajón de 2.110 en el número de empleados, frente al incremento de 381 del mismo mes del año pasado, a la que sigue en negativo la industria manufacturera (-478). El comercio, afectado por las restricciones al tener que cerrar el no esencial a las 18:00, sí eleva el empleo en 234 personas pero lo hace en menor medida que en 2019 (+726).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios