Donación

La Universidad de Sevilla cataloga 4.500 piezas del patrimonio histórico de Altadis

  • Los fondos inventariados hasta ahora sólo representan un 25% de lo donado por la Compañía

Una de las fotografías del fondo patrimonial donado por Altadis a la US. Una de las fotografías del fondo patrimonial donado por Altadis a la US.

Una de las fotografías del fondo patrimonial donado por Altadis a la US. / M. G.

La Universidad de Sevilla ha inventariado, fotografiado, estudiado y catalogado cerca de 4.500 piezas de los fondos del patrimonio histórico-artístico, cultural e industrial que Altadis conservaba desde que en el siglo XVIII se construyese la antigua fábrica de Tabacos, hoy sede del Rectorado de la Universidad. Los fondos inventariados desde febrero de este año hasta ahora representan únicamente el 25% de todos los materiales cedidos por Altadis.

Estos fondos fueron donados por la Compañía en virtud de un acuerdo de colaboración firmado en febrero de 2017. Se trató de un documento de una gran importancia simbólica por ser el germen de la Museo de la Universidad de Sevilla en el Rectorado y el primer paso de la donación de parte del legado de Altadis, ya que una de las salas estará dedicada a la historia y cultura del tabaco.

Este proceso de inventariado y catalogación, muy complejo, está siendo posible gracias al minucioso y delicado trabajo de tres cualificadas profesionales, expertas en la materia, que han planificado las actuaciones a realizar en diferentes fases. La labor se inició con la catalogación del patrimonio bibliográfico y documental generado desde los inicios de la Compañía Arrendataria de Tabacos, antecesora de la antigua Tabacalera, hasta la constitución de Altadis. Un segundo momento se ha dedicado a todo lo concerniente a las obras de arte, donde destacan cuatro dibujos originales realizados por Antonio Mingote; un grabado del escritor alemán, Premio Nobel y Premio Príncipe de Asturias, Günter Grass; y una obra del artista figurativo de estética pop, Juan Ugalde.

Actualmente se está investigando y catalogando todo lo referente a diferentes utensilios del tabaco: cajas de rapé, entre las que destacan las pertenecientes a la dinastía china Qing (1644 a 1911), realizadas en cristal de roca, jade, hueso, marfil, porcelana o cristal pintado por el interior; y cerilleras y tenacillas, datadas en los siglos XIX y XX. Un nueva fase incluye la catalogación e inventariado de cartelería, publicidad y material audiovisual.

En los próximos meses está previsto continuar los trabajos de análisis e investigación sobre el abundante material disponible, entre los que figura una extensa colección fotográfica; varias carpetas con planos, en las que, tras una primera evaluación, se ha podido contemplar un número importante de ellos relacionados con la Real y Antigua Fábrica de Tabacos; así como todos los artículos y utensilios que integraban el antiguo Museo del Tabaco perteneciente a Tabacalera.

Para el final se ha dejado la maquinaria del patrimonio industrial, que aunque ha sido ya identificada, se encuentra a la espera, una vez finalizado totalmente su estudio, de poder ser ubicada en alguna de las ubicaciones más importantes de la Universidad de Sevilla.

"Nuestra Compañía agradece muy sinceramente a la Universidad los trabajos realizados hasta ahora, porque esta valiosa labor está permitiendo recuperar gran parte del legado que integra nuestro patrimonio cultural tabaquero. Nos satisface especialmente que, a través de estos trabajos, se perpetúe la estrecha relación de Altadis con Sevilla, que fue cuna del tabaco", señala Rocío Ingelmo, directora de Asuntos Corporativos y Legales de Altadis.

Por su parte, Miguel Ángel Castro, rector de la Universidad de Sevilla, ha destacado que "aún queda mucho por hacer". "El volumen de los fondos donados por Altadis es enorme pero, poco a poco, vamos en el buen camino para conseguir que esta colección refuerce en el futuro el contenido del Museo de la Universidad de Sevilla en el Rectorado", ha concluido.  

Entre los bienes de Altadis destacan sobremanera los dos lienzos que Francisco de Goya realizó por encargo de los trabajadores de la Fábrica de Tabacos. No obstante, la Universidad no ha confirmado si ambas obras forman parte de la donación. Los dos retratos que Goya pintó para celebrar la ascensión al trono de Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma colgaron inicialmente en un escenario efímero instalado en la actual fachada de la Universidad. Desde finales del XIX Tabacalera Española los conservó en su sede de Madrid hasta que en 1999 pasaron a los fondos de Altadis, que durante años los tuvo depositados en el Archivo de Indias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios