El uso de la vía pública

Urbanismo extingue la concesión al quiosco Zaratustra del Paseo Colón

  • El gobierno sacará de nuevo a concurso el establecimiento en las próximas semanas sin ninguna vinculación con la hostelería

La Policía Local cerró el quiosco el pasado fin de pasado por vender bebidas alcohólicas. La Policía Local cerró el quiosco el pasado fin de pasado por vender bebidas alcohólicas.

La Policía Local cerró el quiosco el pasado fin de pasado por vender bebidas alcohólicas. / M. G.

La Gerencia de Urbanismo ha declarado extinguida la concesión administrativa del quiosco Zaratustra, enclavado en la esquina del Paseo Colón con la calle Reyes Católicos, debido a que el plazo lleva vencido desde mediados de junio. Aún no ha sido posible notificar la medida a la concesionaria. El gobierno socialista tiene claro que el local volverá a salir a concurso en las próximas semanas sin tener nada que ver con la hostelería.

El servicio de ordenación de la vía pública ha requerido a la empresa Adriano Díez S. L. para que en el plazo de quince días desde la notificación proceda al desalojo y entregue a la Gerencia el quiosco libre de cargas y gravámenes junto con las instalaciones propias e inherentes, y aquellas que se hayan podido ejecutar por el concesionario con la preceptiva autorización administrativa. Además, los técnicos han ordenado a la compañía suministradora de electricidad que proceda a suspender en el plazo máximo de quince días el suministro que viene prestando a Zaratustra, apercibiéndole que el incumplimiento de lo ordenado constituye infracción urbanística.

En el expediente de Urbanismo se detalla que el 20 de junio de 2013 se firmó el contrato de adjudicación de la concesión del quiosco por seis años para la venta de zumos naturales, granizados, helados y agua. Durante la vigencia del contrato el establecimiento algunas incidencias. La última el pasado fin de semana, cuando la Policía Local constató un nuevo incumplimiento al distribuir bebidas alcohólicas para su consumo en la vía pública sin tener autorización. Por este motivo, fue denunciado y cerrado. Desde el gobierno socialista apuntaron que “los establecimientos deben cumplir con la normativa y realizar su actividad de acuerdo con los permisos que tienen concedidos. No se puede poner en riesgo la seguridad o fomentar el consumo de alcohol en la vía pública”.

El local fue adjudicado hace seis años para la venta de zumos, granizados y helados

No ha sido la única vez. En noviembre de 2017, el Ayuntamiento clausuró el quiosco debido a que la concesión administrativa sólo incluía una autorización para agua y helado. En ese momento se encontraba vendiendo bebidas alcohólicas y contaba con veladores en la vía pública.

La polémica ha acompañado a los bares del Paseo Colón en los últimos años. Lo último ha sido que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) dictó una sentencia el pasado abril que mantiene la reordenación de los veladores decretada por la Gerencia de Urbanismo para los bares de copa. La sección segunda de la sala de lo Contencioso-Administrativo estimó el recurso planteado por el Ayuntamiento, revocando y dejando sin efectos un auto de octubre de 2018 que permitía al bar F5 (actual Monkey Piper) instalar el mismo número de mesas que colocaba tras detectarse numerosas irregularidades en la ocupación del espacio público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios