Mano dura contra los incumplidores

Urbanismo ordena el cierre de un hotel junto a la plaza de San Pedro

El establecimiento hotelero se encuentra en el número 14 de la calle Doña María Coronel.

El establecimiento hotelero se encuentra en el número 14 de la calle Doña María Coronel. / Juan Carlos Vázquez

Urbanismo ha ordenado el cierre de un hotel de cuatro estrellas junto a la plaza de San Pedro debido a que la casa señorial protegida tiene ese uso sin que exista una licencia de obras concedida ni una de ocupación. No sólo eso. La Gerencia ha impuesto una doble sanción: una de 5.000 euros por incumplir la orden de paralización de la reforma del céntrico inmueble y otra con el mismo importe por no legalizar esos trabajos.

El expediente arranca hace casi cinco años, cuando en octubre de 2017 la Gerencia concedió a la entidad Edificio Céspedes una licencia de obras de consolidación estructural y restauración para la finca enclavada en el número 14 de la calle Doña María Coronel para destinar el edificio a uso terciario hotelero con capacidad para 17 habitaciones.

En diciembre de 2018, los técnicos de Urbanismo ordenan a la citada entidad la inmediata paralización de todas las obras por contravenir la licencia dada, con apercibimiento de las consiguientes multas que se derivarían de no cumplir la orden (además de la paralización). Asimismo, se instó a presentar un proyecto reformado del que tuvo la licencia para legalizar las obras que se hicieron distintas a las autorizadas. En enero de 2019, los propietarios del inmueble pidieron a la Gerencia levantar parcialmente la orden de paralización en una parte del edificio (la fachada) por motivos de seguridad. Urbanismo accedió a que continuasen las obras, pero sólo en esa parte de la casa señorial y por esa razón.

Sobre esa misma fecha, el promotor del establecimiento hotelero presentó el proyecto reformado para legalización de las obras que había hecho no amparadas por la licencia. Tras el examen del proyecto, los técnicos de la Gerencia solicitaron una documentación complementaria para poder otorgar la licencia a este segundo proyecto. Esa documentación no fue presentada por el promotor, por lo que Urbanismo archivó la solicitud para el permiso en marzo de este año.

El establecimiento hotelero se encuentra abierto sin contar con permiso de ocupación

Un mes más tarde se realizó una visita al edificio constatando que se han ejecutado las obras correspondientes al proyecto reformado que presentaron para legalizar las obras anteriormente realizadas sin que se haya autorizado el proyecto ni obtenido la obligada licencia; y que el inmueble está en uso como hotel de cuatro estrellas sin que exista licencia de obras concedida ni licencia de ocupación.

En consecuencia, Urbanismo ha ordenado la inmediata suspensión del uso de hotel y ha impuesto una doble multa coercitiva de 10.000 euros por incumplimiento del acuerdo de diciembre de 2018 a los dueños de una casa señorial protegida en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con un nivel C y afectada por los entonos de Bien de Interés Cultural (BIC).

El Hotel Posada del Lucero se describe como el último exponente de los mesones, casas de postas y posadas que existían en Sevilla desde el Siglo XVI. “Este elegante hotel ha sido escrupulosamente restaurado respetando todos sus valores y su esencia, consiguiendo hacer de esta romántica posada un establecimiento en perfecta armonía con la tradición y la modernidad de la tecnología más avanzada. Situado en pleno centro de la ciudad, en la mejor zona comercial y de ocio y a un paso de los monumentos más famosos de Sevilla”, reza en el portal del establecimiento hotelero.

Una mujer pasa a la altura de la entrada al establecimiento hotelero. Una mujer pasa a la altura de la entrada al establecimiento hotelero.

Una mujer pasa a la altura de la entrada al establecimiento hotelero. / Juan Carlos Vázquez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios