Sevilla

Urbanismo retira los veladores del bar Laredo por el montaje de Navidad

  • El Cecop se reunirá con la propiedad para decidir el espacio que ocuparán hasta Reyes tras el requisamiento de mesas y sombrillas

Operarios de la Gerencia retiran las sombrillas de la terraza del bar Laredo

Operarios de la Gerencia retiran las sombrillas de la terraza del bar Laredo / Belén Vargas

La dificultad para montar una de las dos grandes bolas de Navidad que lucirá este año en la Plaza de San Francisco obligó ayer a la Gerencia a retirar la terraza de veladores del bar Laredo, que en ese momento se encontraba repleta de clientes almorzando. Los técnicos de Urbanismo -acompañados por agentes de la Policía Local y una cuadrilla de operarios municipales- se llevaron las mesas, sillas y sombrillas del espacio que linda con la fachada norte de la Casa Consistorial.

"Todos los años tenemos que reestructurar la terraza hasta que finalizan las fiestas", argumentó Pedro Robles, uno de los responsables de la empresa Robles, quien mostró su sorpresa por una batida que coincidió con la instalación de una segunda bola dorada, una atracción para pequeños y mayores en la que se podrán hacer fotografías desde su interior. El empresario mantendrá a final de esta semana una reunión con los responsables del Centro de Coordinación Operativa (Cecop) para evaluar el espacio que este establecimiento hostelero podrá ocupar hasta después de Reyes.

La alerta antiterrorista ha obligado al Ayuntamiento a cancelar el mapping que se proyecta desde hace dos años por Navidad en la fachada del Palacio de San Telmo. Tras los atentados de Barcelona y Cambrils, la cancelación de la proyección es otra de las medidas tomadas para evitar las aglomeraciones de ciudadanos en espacios abiertos.

Y puede que no sea la única actividad del programa Alumbra que se quede sin celebrar. Aún queda por saber si el gobierno socialista mantendrá en la programación los espectáculos de la Plaza de la Encarnación y la Alameda de Hércules. La obra diseñada por Jürgen Mayer sirvió la pasada Navidad de escenario de un espectáculo donde la pirotecnia se mezcló con la luz y el sonido. Se trato, sin duda, de la apuesta más novedosa dentro de las actividades diseñadas. En la zona norte de la Alameda (la más cercana a la calle Calatrava) acogió "mural sonoro", una propuesta del grupo cultural La Suite basada en un concierto vertical. La tónica común en ambos espectáculos fue la gran afluencia de público, algo por evitar si no se puede garantizar su seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios