medio ambiente

Vencejos sin nidos

  • Dos organizaciones ecologistas han alertado del peligro que corre la única colonia de vencejos invernales que existe en Sevilla debido a unas obras en la calle San Pablo

Primer plano de un vencejo invernal, especie en peligro de extinción. Primer plano de un vencejo invernal, especie en peligro de extinción.

Primer plano de un vencejo invernal, especie en peligro de extinción. / d. s.

Los únicos vencejos que se quedan durante el invierno en Sevilla están a punto de desaparecer. Las obras que se acometen en un edificio situado en la collación de la Magdalena ponen en peligro una colonia excepcional, motivo por el cual las organizaciones en defensa del Medio Ambiente, SEO/BirdLife y Ecourbe, han alertado de este riesgo, ante el que piden que a los promotores de los trabajos se les obligue a tomar una serie de medidas para evitar una "pérdida irreparable".

La especie que se encuentra amenazada recibe el nombre de vencejo pálido invernante. Se caracteriza por permanecer durante el invierno en sus lugares de cría, a diferencia del resto de su especie, que emigra hasta el Sahel africano tras un viaje de 9.000 kilómetros. La colonia en peligro -la única que existe en Sevilla- está localizada en el edificio Cabo Persianas, ubicado en la Plaza de la Esperanza, en la esquina con la calle San Pablo. La fachada de dicho inmueble está siendo sometida a un gran proceso de reforma. Los trabajos han puesto en alerta a las referidas organizaciones, que de inmediato han enviado un informe a la Consejería de Medio Ambiente y al Ayuntamiento hispalense.

Este tipo de ave no puede ser perturbada en marzo, cuando inicia el proceso de cría

En ambas misivas describen que en el citado inmueble se han colocado un andamio y una red de seguridad, elementos que impiden que las aves accedan a los nidos de la fachada, donde invernan y preparan la cría, que se puede ver perturbada por las molestias que origina "el trasiego" de los operarios de las obras. A estas circunstancias se une el temor de que los trabajos supongan la eliminación de los huecos que les sirven de refugio.

Ante tal coyuntura, los expertos proponen que se eliminen las redes de seguridad instaladas, la conservación de los huecos que utilizan las aves para anidar y que se impidan las molestias durante el proceso de cría, que comienzan en marzo. Unas medidas, en suma, que son difícilmente compatibles con la ejecución de la reforma proyectada.

SEO/Birdlife incide en que se trata de un caso "excepcional" en una especie migratoria, motivo por el cual estas aves se encuentran "estrictamente protegidas", tanto los adultos como los pollos. "La denominación conlleva la prohibición de cualquier perturbación en sus lugares de crianza o invierno", aseguran.

Sevilla tiene el privilegio de contar con uno de los pocos ejemplares de colonias que existen. La permanencia de la especie en las ciudades resulta, además, de gran conveniencia por la cantidad de moscas, mosquitos y pulgones que comen a diario. Un estudio desvela que un pollo (nombre que recibe el ave hasta que vuele) come 18.000 insectos durante su desarrollo en el nido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios