espacio aéreo

Viaje al centro de control de vuelos de Sevilla de la región Sur

  • En Sevilla trabajan 290 personas, entre ellas 172 controladores aéreos

  • Gestionan una media diaria de 1.200 vuelos de aeropuertos, bases militares, helipuertos y aviones en pruebas

Dos controladores en el centro de control de Sevilla atienden uno de los diez sectores en que se divide la Región Sur. Dos controladores en el centro de control de Sevilla atienden uno de los diez sectores en que se divide la Región Sur.

Dos controladores en el centro de control de Sevilla atienden uno de los diez sectores en que se divide la Región Sur. / Jose Ángel García (Sevilla)

Comentarios 1

Un trayecto relativamente corto de un avión, como el de Sevilla a Barcelona, que dura algo más de una hora y media, requiere nada menos que el trabajo de 12 controladores aéreos, que pertenecen a algunas de las cinco zonas en que se divide el espacio aéreo de España por donde va pasando la aeronave. Esas zonas son las regiones Sur, Centro-Norte, Este, Baleares y Canarias. Cada una de estas regiones cuenta con sus respectivos centros y torres de control.

En el sur de España esa zona del espacio aéreo se llama Región Sur. Su director es Arsenio Fernández. La sede regional está en Sevilla capital, donde también se localiza el centro de control aéreo.

Arsenio Fernández, director de la Región Sur de Enaire. Arsenio Fernández, director de la Región Sur de Enaire.

Arsenio Fernández, director de la Región Sur de Enaire. / Jose Ángel García (Sevilla)

Este periódico ha visitado esta semana la sala de control del centro de Sevilla de la Región Sur, que tiene la gestión de en torno a un 10% del espacio aéreo total asignado a España, es decir, una superficie de 187.000 kilómetros cuadrados.

El espacio aéreo de España está gestionado por la empresa pública Enaire desde 2014, adscrita a la Agencia estatal de Seguridad Aérea y que a su vez depende del Ministerio de Fomento.

Medios y territorio 

La región Sur de Enaire cuenta con el centro de control de Sevilla, más ocho centros de comunicaciones por toda Andalucía, 21 instalaciones de apoyo a la navegación y 5 radares para vigilancia aérea, explican José Luis Meler, director de red de esta empresa pública, y Carlos Caspueñas, jefe de división de tránsito aéreo de la Región Sur.

José Luis Meler y Carlos Caspueñas explican la operativa. José Luis Meler y Carlos Caspueñas explican la operativa.

José Luis Meler y Carlos Caspueñas explican la operativa. / Jose Ángel García (Sevilla)

El espacio aéreo no coincide con los límites territoriales. Por ejemplo, en la Región Sur los controladores gestionan los vuelos que aterrizan o despegan de los cinco aeropuertos andaluces y de Melilla, de las dos bases militares (Rota y Morón), del helipuerto de Algeciras y los que sobrevuelan el territorio en dirección a otros destinos más alejados, que suelen ser de Europa y de África.

E incluso dos de estos controladores atienden, una vez que salen de producción, los vuelos de ensayo de aviones que se ensamblan en las instalaciones de Airbus Sevilla y Airbus Getafe.

Vista general del centro de control aéreo de Sevilla. Vista general del centro de control aéreo de Sevilla.

Vista general del centro de control aéreo de Sevilla. / Jose Ángel García (Sevilla)

Desde las pantallas con información radar de los Centros de Control Aéreo, los controladores de cada zona pueden localizar el punto donde está el avión aunque no lo vean físicamente. Son ellos los que divisan los aviones con esta tecnología una vez que se alejan 10 kilómetros de la torre de control. Son los primeros que detectan una situación de alerta, de emergencia o una situación especial que pueda sufrir un avión en vuelo.

Estos controladores se comunican con el avión en todo ese trayecto con un sistema (data link) parecido al whatsapp convencional y por voz.

Una meteorología adversa, como tormenta o temporal con fuerte viento, que obliga a hacer desvíos en el avión es el momento más delicado y el que exige más trabajo de un controlador. Una vez en el aeropuerto son los controladores de la torre de control los que intervienen y dejan de hacerlo los del centro de control. Todos dependen de esta empresa pública.

Evolución de los vuelos diarios. Fuente: Enaire. Evolución de los vuelos diarios. Fuente: Enaire.

Evolución de los vuelos diarios. Fuente: Enaire. / Dpto. Infografía

La cifra de vuelos que gestiona Enaire incluye los nacionales e internacionales que llegan y salen de los aeropuertos, así como los sobrevuelos que cruzan por la Región Sur en dirección a otro destino.

En España, son más de 3.700 personas pendientes de los vuelos que aterrizan y despegan durante 24 horas al día y los 365 días del año.

Radares antiguos de control de aviones en el centro de control de Sevilla. Radares antiguos de control de aviones en el centro de control de Sevilla.

Radares antiguos de control de aviones en el centro de control de Sevilla. / Jose Ángel García (Sevilla)

El volumen de todos estos vuelos contabilizados en la Región Sur fue de 385.144 en todo el año 2017. En lo que va de año (enero a septiembre 2018) ha gestionado 304.864 vuelos.

La media diaria de estos vuelos es de 1.200. El pico de máxima actividad se registró este año el día 28 de julio, con 1.524 vuelos. En la infografía adjunta se pueden ver algunas de las cifras más destacadas.

Área de control de la Región Sur. Fuente: Enaire. Área de control de la Región Sur. Fuente: Enaire.

Área de control de la Región Sur. Fuente: Enaire. / Dpto. Infografía

La sede en Sevilla

La sede de Enaire en Sevilla se localiza frente a la pista del aeropuerto, en instalaciones junto a los terrenos de la Maestranza Aérea a las que se accede bordeando el gigantesco Parque del Tamarguillo de Alcosa.

Un equipo de 500 personas, entre los que hay 285 controladores y 216 técnicos y personal de administración y servicios, garantizan a diario la seguridad de todos los vuelos que atraviesan el espacio aéreo de la Región Sur de España, que a su vez se divide en diez sectores.

De esos trabajadores, 290 operan en el Centro de Control de Sevilla, de los cuales 172 son controladores. El resto de los 500 empleados se reparten por otros puntos de Andalucía.

Siempre hay dos controladores al frente de las pantallas de control desde la que se gestiona cada sector, un controlador que realiza una labor ejecutiva y habla con los profesionales del avión y otro de apoyo que realiza la planificación.

Las inversiones de Enaire en la Región Sur en lo que va de año ascienden a 6,7 millones de euros, que se han destinado a un nuevo centro de comunicaciones de Linares (1,2 millones), el radar 1 de Málaga (1,6 millones) y el centro de comunicación de radio de Erillas (900.000 euros).

Desde 2014 ya no es Aena la que controla los vuelos. Fomento escindió la gestión de los aeropuertos, de la que se ocupa Aena (con un 49% de capital privado), de la provisión de servicios de navegación aérea, adjudicada a Enaire. Precisamente esta última posee el 51% de capital de Aena. Los servicios de navegación aérea que presta Enaire son el control de tráfico aéreo (ATS) y los servicios de comunicación, navegación y vigilancia (CNS).

Los principales flujos de vuelos (nacionales, internacionales y sobrevuelos) de la Región Sur se dan entre Málaga, Reino Unido y Norte de Europa, entre el Norte de Europa y Canarias, y entre Marruecos y el Norte de Europa. Es decir, en dirección norte sur.

Oficio de controlador

La profesión de controlador aéreo es una apuesta interesante: por sus salarios más que altos y sus buenas condiciones de trabajo, si bien gestionan un asunto muy delicado como es la seguridad de los miles de pasajeros que se mueven en los aviones.

La jornada laboral de un controlador exige que por cada dos horas de trabajo descansen media hora de forma obligada, una cuestión que está regulada por Real Decreto.

Para ser controlador no se exige titulación universitaria. Basta con el Bachillerato o FP y un buen nivel de inglés. Es necesario disponer al menos de 70.000 euros para pagarse una formación inicial de un año y medio que imparten instituciones autorizadas con la que presentarse a las pruebas y, una vez seleccionado, hacer un curso específico con Enaire que dura de tres a seis meses. Próximamente habrá una nueva oferta pública para controladores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios