Los riesgos de los aerogeneradores

Parques eólicos, una guillotina para buitres y murciélagos

  • Investigadores de la Pablo de Olavide analizan los riesgos de los aerogeneradores para aves y mamíferos

Un buitre muerto tras colisionar con un aerogenerador. Un buitre muerto tras colisionar con un aerogenerador.

Un buitre muerto tras colisionar con un aerogenerador. / M. G.

Investigadores de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), junto con la Universidad Miguel Hernández de Elche, la Universitat de Lleida y la Estación Biológica de Doñana, desvelan en un estudio, tras analizar el impacto de los parques eólicos, que los aerogeneradores más peligrosos para los buitres también lo son para otras especies de aves y para los murciélagos, de pequeño tamaño y difícil detección.

"Con este trabajo –que se publicará en agosto en la revista Biological Conservation– pretendemos contribuir a detectar cuáles son los puntos más peligrosos de mortalidad de aves y mamíferos, identificados a partir de la mortalidad de una especie, el buitre leonado, que es la que más muertes sufre en estas infraestructuras. Nuestro trabajo muestra cómo parando o desmantelando los molinos donde mueren buitres, reducimos la mortalidad de otras especies de aves y mamíferos, minimizando el impacto sobre la diversidad de los parques eólicos", indica Martina Carrete, investigadora del departamento de Sistemas Físicos, Químicos y Naturales de la UPO.

Para los científicos, frente al cambio climático que amenaza la biodiversidad del planeta, es trascendental el apoyo a iniciativas de reducción del uso masivo de combustibles fósiles. El desarrollo de energías renovables como la eólica es una estrategia clave para reducir las emisiones de estos gases. Sin embargo, en los últimos años, el aumento del número de parques eólicos en Europa ha generado un impacto negativo sobre la biodiversidad, principalmente debido a la transformación del hábitat y a las muertes por colisiones con los aerogeneradores.

En España, la colisión con estos aerogeneradores provoca miles de muertes al año de diferentes especies, no sólo de aves, sino también de mamíferos como los murciélagos. La especie de buitre más común en la península, el buitre leonado, es la más afectada por los parques eólicos, sufriendo alrededor de 1.000 muertes anuales por colisión.

Según la UPO, los resultados de esta investigación pueden ser de utilidad para la gestión de los parques eólicos, especialmente ahora, ante el anuncio de la Unión Europea de incrementar el uso de energías renovables hasta el 32% en 2030. "En los parques ya construidos sería necesaria la eliminación de los aerogeneradores que concentren la mayoría de los accidentes y la parada de turbinas durante épocas específicas del año, como la temporada de migración", señala la UPO. No obstante, según los investigadores, más importante aún es efectuar una planificación a gran escala que permita evitar la instalación de infraestructuras en áreas especialmente sensibles para la fauna afectada, como las zonas de reproducción, alimentación o áreas potenciales para la expansión o recolonización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios