emasesa y urbanismo actúan en la zona norte del casco antiguo

Más de un año de obras en San Julián

  • La renovación de las deterioradas tuberías y la mejora de la accesibilidad centran las intervenciones

Imagen general de la Plaza de San Julián, con la iglesia en el centro. Imagen general de la Plaza de San Julián, con la iglesia en el centro.

Imagen general de la Plaza de San Julián, con la iglesia en el centro. / Juan Carlos Muñoz

San Julián estará más de un año de obras. Hasta tres proyectos coincidirán en 365 días. El primero arrancó hace unos días en una manzana de calles en el entorno de un edificio que lleva el mismo nombre que la Puerta de Córdoba, una de las que aún siguen en pie en la ciudad. El objetivo es mejorar la accesibilidad del acerado ante las dificultades que se encuentran los residentes para recorrerlas. La intervención de mayor envergadura consistirá en sustituir todas las redes de abastecimiento y saneamiento debido a su antigüedad en las plazas de San Julián y Moravia, y la calle Duque Cornejo. La tercera actuación servirá para mejorar la pavimentación de la calzada de la calle San Hermenegildo.

San Julián y Moravia

44 semanas durarán los trabajos de Emasesa en las redes de abastecimiento y saneamiento de las dos principales plazas del barrio y Duque Cornejo, calle que une la iglesia de San Julián con la de San Luis. El proyecto que ya se encuentra en licitación con una partida de 1,4 millones de euros (IVA incluido) determina las obras necesarias que han de realizarse para la sustitución de las canalizaciones en servicio, con el fin de que la red de abastecimiento disponga del material adecuado para mejorar el caudal y la presión del servicio; aumentar la dotación de válvulas que permitan mejorar su comportamiento hidráulico; y la renovación de todas las acometidas domiciliarias afectadas.

Los técnicos han seleccionado las canalizaciones que sustituirán a las que actualmente están en servicio para que la evacuación de aguas pluviales y residuales se realice correctamente con la reposición de acometidas, imbornales y todos aquellos elementos necesarios para el correcto funcionamiento de la red por esta zona del centro. Además, se instalará una nueva red de riego que conecte con la que ya existe en el barrio y se repondrá todo el pavimento afectado por las obras siguiendo las directrices marcadas desde la Gerencia de Urbanismo.

El proyecto para las plazas de San Julián y Moravia cuentan con una partida de 1,4 millones

En la actualidad, las redes de abastecimiento que serán sustituidas son de hierro fundido. Su antigüedad y estado de conservación provocan muchas averías y suciedad en la red. En lo que respecta al saneamiento, las secciones de los ejes a cambiar son de hormigón. Su mal estado ha provocado intervenciones de los operarios en los últimos años. El riego no existe en ninguno de los tramos en los que se actuará, por lo que se proyecta una nueva red conectada con San Luis. La ejecución de las obras no implicará la interrupción del servicio, por lo que se instalará provisionalmente una canalización de polietileno que mantenga el suministro en las acometidas.

Uno de los aspectos más importante de este proyecto de la empresa municipal de aguas es la reposición del pavimento afectado por los trabajos. El acerado será restituido por un suelo de adoquín granito con cara superior abujardada y bislada. La calzada y los aparcamientos se renovarán con un pavimento de adoquín granítico que contará con líneas laterales de doble hilada con adoquín de recuperación. Los técnicos proponen que la intervención se ejecuten en tres fases. San Julián, Moravia y Duque Cornejo. Los técnicos de Emasesa tienen previsto que la obra no afecte al itinerario de la Hermandad de la Hiniesta, por lo que deben comenzar después de Semana Santa. Otra opción barajada es alterar el orden y arrancar en Duque Cornejo.

Puerta de Córdoba

Las obras para mejorar la accesibilidad del entorno de la Puerta de Córdoba comenzaron la semana pasada. Actualmente, el acerado peatonal de las calles Madre Dolores Márquez, Puerta de Córdoba, Morera y Macasta no cumplen con la normativa. Esto se agrava por la existencia de unos bolardos colocados al borde de la acera para impedir la invasión de los vehículos que estacionan en batería, lo que provoca que la anchura no sea la suficiente para que los peatones caminen con normalidad. Estas vías son muy frecuentadas por los usuarios que acuden a un centro público destinado a la Unidad Médica de Valoración de Incapacidades.

Desde Urbanismo se propone mejorar las condiciones de accesibilidad mediante la modificación del trazado viario, implantando una anchura mínima de acerados de 180 centímetros y reordenando los espacios destinados al aparcamiento de vehículos. Los trabajos generales a realizar son el desmontaje de los bolardos metálicos y placas de señalización viaria; la demolición de los bordillos de granito, solera de hormigón en zonas puntuales y solería de hormigón en los acerados; la demolición y fresado de aglomerado asfáltico en la calzada; la demolición de los imbornales; la ejecución de los imbornales en su nueva situación, incluida la canalización necesaria; la ejecución del acerado con solera de hormigón en masa de diez centímetros de espesor en zonas puntuales, pavimentación con solería de hormigón y bordillo de granito nuevo y procedente de demolición.

El acerado de Puerta de Córdoba contará con una anchura mínima de 180 centímetros

La intervención incluye la colocación de bolardos con fundas de polietileno de alta densidad; la colocación de señalización vertical; y la pintura de señalización viaria horizontal. El presupuesto roza los 45.000 euros (IVA incluido) y un periodo de ejecución de ocho semanas. Las primeras máquinas llevan varios días trabajando en Madre Dolores Márquez levantando el acerado en peor estado.

San Hermenegildo

El tercer proyecto que afectará en las próximas semanas al barrio de San Julián es la mejora de la pavimentación de la calzada de la calle San Hermenegildo, en el tramo que linda junto al Colegio Sor Ángela de la Cruz. Las capas de rodadura del asfalto, aunque se encuentran bien rasanteadas, están llenas de fisuras y deformaciones con algunas calicatas muy deterioradas. Este tramo cuenta con dos aceras y una calzada con bandas de aparcamientos en batería, estando el resto para la circulación de vehículos. El proyecto cuenta con un presupuesto de 72.823 euros (IVA incluido) y engloba otras mejoras en calles del casco histórico como Alhóndiga o Calatrava. El plazo para la ejecución de todas estas intervenciones es de ocho semanas.

La zona norte del casco histórico ha sufrido otras mejoras durante el mandato de Juan Espadas como las reurbanizaciones del entorno de la Basílica de la Macarena o del acerado frente a la iglesia de San Román.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios