Plan Director del arbolado urbano de Sevilla

Mejorar las podas en general y la formación de los podadores

  • Son algunas medidas incluidas en el plan para alargar la vida de los árboles

  • Elevar la calidad de los árboles que se traen de los viveros es otro reto  

Poda del gran árbol de la calle San Pablo en el verano de 2018, cuando se podaron miles de árboles con gran polémica.

Poda del gran árbol de la calle San Pablo en el verano de 2018, cuando se podaron miles de árboles con gran polémica. / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

La necesidad de mejorar la poda de los árboles en Sevilla y la formación del personal que se encarga de estas tareas son algunas de las obligaciones que marca el nuevo plan director del arbolado urbano de Sevilla, elaborado por la empresa Tecnigral. Esto da la razón a las entidades de defensa de los árboles que llevan años denunciando las podas inadecuadas y drásticas que se vienen haciendo en la ciudad.

Estos puntos figuran entre las medidas del plan para “alargar la vida útil del arbolado mediante unas adecuadas prácticas de implantación y mantenimiento”. Con este fin, la primera obligación es que se sigan las directrices que marca el documento.

La segunda es que se defina y se lleve a cabo un Plan Formativo en Arboricultura para el personal técnico municipal que se encarga de la gestión de los árboles.

Respecto a la poda, se obliga a “establecer mínimos de solvencia técnica para podadores y la necesidad de formación continuada de los mismos”.

En relación a las podas, la hoja de ruta de la gestión del arbolado en la ciudad obliga a elaborar un manual técnico de poda de cada especie descrita en el documento de Directrices para el Mantenimiento de Especies Representativas del Arbolado de Sevilla: jacarandas, tipuanas, naranjos, plátanos de sombra y palmeras.

La poda de palmeras debe mejorar igualmente. Otra acción incluida en el plan es “desarrollar un programa de formación especifico con todas las empresas u organismos que gestionan palmeras en la ciudad enfocado a la sanidad y a la aplicación correcta de actuaciones como el “saneamiento mecánico” en sus diferentes niveles”.

Y elaborar protocolos entre organismos municipales para instar y obligar a los propietarios particulares de palmeras a llevar un correcto mantenimiento en materia de sanidad vegetal.

También que se establezca un régimen de podas periódicas (periodo de rotación entre podas) en las zonas con árboles heredados de otros mandatos que precisen el control de las dimensiones de sus copas, por riesgo o por falta de espacio.plantas en vivero

Otra medida es que mejore la gestión de los árboles nuevos que se traen de los viveros con vistas a mejorar la calidad de los árboles que luego van a plantarse en la ciudad. Esto evitará sin duda el problema de los ejemplares nuevos que no prosperan y mueren pronto en la capital andaluza. Los planes de plantación anuales se deben elaborar, a partir de ahora, antes del verano “para la reserva de planta en vivero con suficiente antelación con el fin de conseguir que esta posea una mayor calidad”. Y que se firmen convenios de colaboración con viveros.

Evaluar el suelo

Antes de realizar las plantaciones, el plan obliga a evaluar el estado del subsuelo, concretamente evaluar las características del suelo y drenaje, renovar el lecho de plantación si se ve necesario y viable por la mala calidad de un suelo, y que se evalúe la calidad de la planta. Estos requisitos también son claves para evitar esos miniárboles nuevos que mueren prematuramente.

El plan establece que se haga un registro informatizado de las marras (tocones...) de árboles recién plantados para su posterior análisis y obtención de conclusiones.Respecto al calor extremo, el plan fija que se desarrolle un programa de riegos de auxilio en veranos duros con épocas de sequía prolongadas “como inversión de futuro puesto que reduce considerablemente la necesidad de hacer podas sobre arbolado maduro que son mucho más costosas y requieren más recursos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios