Atascos para ir a la playa

La penitencia antes de tomar los baños

  • Las retenciones en el puente del Centenario y en la incorporación a la A-49 desde la capital son ya una imagen habitual cuando llegan los fines de semana de verano

Retención kilométrica en el acceso al puente del Centenario Retención kilométrica en el acceso al puente del Centenario

Retención kilométrica en el acceso al puente del Centenario / Juan Carlos Muñoz

Los coches no están hechos para los viernes de verano. Los sevillanos que aprovechan el fin de semana para ir a las playas de Cádiz y Huelva saben de antemano que no podrán esquivar las retenciones. Unas colas de vehículos que se producen, fundamentalmente, en la salida de la capital. Y por bastante tiempo. La SE-30 es un nudo gordiano del que no hay escapatoria. El puente del Centenario requiere de mucha paciencia, cualidad que se pierde con bastante facilidad en este embudo donde se bifurcan los dos destinos que buscan los habitantes de la vieja Híspalis cuando el calor –bastante bénevolo aún– presenta sus credenciales.

Viernes 13 de julio. La cola de coches para abandonar la ciudad supera el puente del Patrocinio. La circulación es lenta desde Chapina. No se puede meter más allá de la segunda marcha. Hay quienes vuelven a sus casa para almorzar y otros que buscan la playa para descansar el fin de semana. Esta jornada es víspera de una nueva quincena, por lo que también son muchos los que aprovechan la coincidencia del sábado y el domingo para adelantar sus vacaciones.

Abandonar la capital es cuestión de minutos. De muchos minutos. Se puede tardar un intervalo de entre 20 y 30 hasta que se alcanza la A-49, la que lleva a los sevillanos al litoral onubense. La retención de tráfico no se diluye hasta que la autovía cuenta con los tres carriles.

Quienes acceden a la A-49 desde la A-66 (la Autovía de la Plata) se encuentran con una situación similar, o aún peor, pues para el acceso sólo se cuenta con un carril. La cola de coches en esta ocasión sobrepasa el municipio de Camas cuando dan las cuatro de la tarde. Aquí, incluso, hay que permanecer parados varios minutos. Una incorporación que no está exenta de cierto peligro, pues la velocidad a la que vienen muchos coches por la A-66 obliga a pegar frenazos de cierta contundencia cuando se llega a la SE-30 y el conductor se encuentra con tal monumental atasco.

La ronda de circunvalación sevillana resulta insuficiente para las salidas a hora punta. No sólo en el acceso a la A-49, sino en todo el tramo que comprende desde esta incorporación al puente del Centenario, donde se origina, en gran medida, el atasco de los viernes estivales. Este viaducto sirve de enlace entre las comunicaciones hacia Cádiz y Huelva. El tráfico lento que se registra a diario en sus carriles se vuelve aún más parsimonioso en esta jornada. Es el mayor problema con el que se encuentran quienes utilizan la AP-4 para llegar a la costa gaditana, consciente, eso sí, de que al llegar a Las Cabezas habrán de pagar el peaje. En este punto también se pueden registrar ciertas retenciones, especialmente cuando son pocas las ventanillas abiertas, algo que, aunque parezca extraño, también ocurre en temporada estival.

Precisamente el fin de este peaje fue uno de los anuncios con los que se estrenó el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Hace menos de un mes, el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aseguró que el 31 de diciembre de 2019, cuando acabe su actual contrato de concesión, no habrá que abonar ningún importe por su uso. Es la autopista de peaje que más tráfico soporta en España, con 18.343 usuarios al día. Distintos alcaldes de los municipios sevillanos del Bajo Guadalquivir llevan años reclamando que se elimine dicho peaje. También exigen que se desdoble la N-IV a su paso por Los Palacios, un punto negro donde se han registrado numerosos accidentes mortales los últimos años.

El uso que hacen de la N-IV los camiones y otros vehículos de transporte que deben conducir a una velocidad más reducida que los turismos provoca que muchos sevillanos la descarten como alternativa para llegar a las playas de Cádiz en estos meses de verano, de ahí que el paso por el puente del Centenario se haga ineludible. Los viernes de verano también tienen su penitencia.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios