Cajeros reventados con explosivos ¿Ha vuelto la banda del acetileno?

  • Unos ladrones desvalijan con una bomba casera un cajero automático de Los Bermejales, en un robo que parece llevar la firma de un conocido grupo de atracadores

Cajero reventado en la avenida de Alemania. Cajero reventado en la avenida de Alemania.

Cajero reventado en la avenida de Alemania. / M. G.

Una banda de ladrones reventó con un explosivo casero un cajero automático de Los Bermejales el pasado fin de semana. Los delincuentes cometieron el robo la noche del sábado al domingo y el cajero quedó, como muestran las fotografías, seriamente dañado. La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre el robo y para determinar de qué estaba compuesta la bomba artesanal con la que desvalijaron el cajero automático.

Sin que aún haya ninguna persona detenida por estos hechos, el robo lleva la firma de una conocida banda de atracadores que robó en decenas de cajeros automáticos de Andalucía hace unos años por el mismo método. Es la conocida banda del acetileno, llamada así por la sustancia que empleaba para hacer saltar los sistemas de seguridad de los cajeros.

Aquella organización estaba liderada por Claudio Esteban Venegas Idígoras, más conocido por la Policía como Idígoras el Chileno. Nacido en Santiago de Chile hace 44 años, la banda de atracadores liderada por este delincuente consiguió hacerse con un botín de más de medio millón de euros reventando bancos de toda Andalucía. Fueron detenidos en febrero de 2017 en la operación Batería-Misuri, dirigida por el Grupo de Atracos de la Policía nacional de Sevilla y en la que también participó la Guardia Civil de Cádiz.

Material intervenido en 2017 a la banda del acetileno Material intervenido en 2017 a la banda del acetileno

Material intervenido en 2017 a la banda del acetileno / M. G.

Idígoras y otros dos detenidos más vivían en un piso de la plaza del Zocodover, en el Parque Alcosa, que habían alquilado previamente con una identidad falsa. Es precisamente este el modus operandi de la banda, que utilizaba documentación falsa para alquilar viviendas y coches con los que desplazarse dejando el menor rastro posible. Casi todos los documentos eran chilenos, peruanos o italianos. No sólo eran pasaportes, sino también matrículas falsas. Por si fuera poco, extremaban las preocupaciones pasando temporadas en Portugal tras cometer algunos de los robos.

El Chileno es un auténtico especialista en la confección de explosivos caseros. En los registros que la Policía hizo a los domicilios de la banda se hallaron cinco bombonas de acetileno, pinzas con cableado, varillas de metal, una batería de coche, válvulas, mangueras, tubos, máscaras de soldador y cepillos de soldadura. Con este material fabricaban bombas con las que reventaron decenas de cajeros automáticos de sucursales bancarias de varias provincias.

Bombonas de acetileno y material para fabricar bombas caseras. Bombonas de acetileno y material para fabricar bombas caseras.

Bombonas de acetileno y material para fabricar bombas caseras. / M. G.

Además, tenían en su poder herramientas para forzar las puertas de los bancos para acceder a los cajeros ubicados en el interior de los locales. La Policía requisó mazas, hachas, palanquetas, cizallas, cinceles, destornilladores, cinta aislante y linternas. La banda también disponía de unos disfraces, unas batas blancas con gorro, máscaras y guantes, con las que intentaban no ser captados por las cámaras de videovigilancia de los bancos ni dejar restos biológicos que pudieran ser recogidos después por la Policía Científica.

Junto a las herramientas y los disfraces se les intervinieron ordenadores, teléfonos, dinero en efectivo, cuchillos y abrojos, una especie de armas caseras compuestas por varias púas metálicas que iban dejando en la carretera en la huida, para así pinchar las ruedas de los coches de la Policía en caso de persecución. 

Uno de los ladrones del acetileno, en pleno robo. Uno de los ladrones del acetileno, en pleno robo.

Uno de los ladrones del acetileno, en pleno robo. / M. G.

La banda estaba compuesta por ocho miembros, seis de ellos chilenos. Además del piso de Alcosa, habían alquilado otro domicilio en Jerez de la Frontera, muy cerca de la Universidad y del estadio de Chapín. El número dos del clan y socio del cabecilla era Jorge Luis L. F., de 30 años, y entre los detenidos estaban la mujer de Idígoras, Ángela Mabel F. F., de 43 años, y su nuera, Macarena R. G., única española de la banda. Ellas dos se habrían encargado de robar las llaves de un coche utilizado en uno de los robos.

Los otros miembros fueron otro chileno detenido en Alcosa y un marroquí apresado en un locutorio de Jerez. Además de estos seis detenidos, había otros dos integrantes más que en ese momento se encontraban en prisión en Portugal.

El robo ocurrido en Los Bermejales la noche del sábado al domingo ha hecho saltar las alarmas de nuevo entre los investigadores que apresaron a Idígoras y sus secuaces. Muy pocos ladrones en Andalucía saben preparar artefactos caseros para reventar cajeros automáticos.

La Policía Nacional mantiene abiertas todas las líneas de investigación de este robo y no se descarta ninguna hipótesis acerca de la autoría del mismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios