Hostelería

Un incendio obliga al cierre temporal de la cervecería José Luis de la Plaza de Cuba

  • El establecimiento permanecerá sin actividad hasta que se reparen los desperfectos por el fuego declarado el pasado jueves en la cocina

La cervecería José Luis de la Plaza de Cuba La cervecería José Luis de la Plaza de Cuba

La cervecería José Luis de la Plaza de Cuba / M. G. (Sevilla)

Un incendio que provoca dos meses de cierre. La cervecería José Luis, conocido negocio de la Plaza de Cuba, está sin actividad desde el pasado viernes. La noche previa se declaró un incendio que, según los vecinos, provocó un fuerte humo que obligó a tomar algunas medidas de precaución, sobre todo con los residentes de edad más avanzada. No hubo que lamentar daños personales, más allá de los materiales que se provocaron en el local, donde, al parecer, las llamas tuvieron origen las cocinas como consecuencia de un cortocircuito. José Luis es un estandarte de la hostelería local y, particularmente, del barrio de Los Remedios. Tiene una clientela fiel de décadas tanto del barrio como de otras zonas de la ciudad.

Muy característica es su terraza de veladores durante todo el año y el ambiente del interior, donde se dan cita empresarios, políticos taurinos, profesionales liberales y rostros conocidos de la sociedad local. De hecho, la web del grupo empresarial destaca que sus establecimientos son lugares donde se dan cita –según recordaba el escritor Emilio Romero– “escritores, artistas, mundo social relevante, políticos, banqueros y gentes de las profesiones serenas o excitantes”, seducidos por los exquisitos pinchos y por el distendido ambiente de tertulia que se genera en torno a ellos.

El Grupo José Luis tiene cinco establecimientos en Madrid y uno en Sevilla. Cuenta con 400 empleados y tiene su sede central en Alcobendas. La firma nació en 1957 con la apertura de un establecimiento en la emblemática calle Serrano de Madrid.

En la misma manzana, justo a la espalda del José Luis, abrirá en breve una de las confiterías más célebres de Andalucía: Rufino. Este negocio tiene sus orígenes en Aracena, donde se fundó en el siglo XIX. Es muy conocido por las yemas, los tocinos de cielo, las cremas tostadas, las bizcotelas, los turrones y otras delicias. Rufino es un establecimiento que goza de predicamento entre miles de sevillanos. Muy habituales son las excursiones al municipio onubense para visitar las Grutas de las Maravillas y el paso obligado por la popular confitería. Su apertura, avanzada por este periódico, se producirá en breve, como se deduce de los preparativos del local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios