avances en salud

Una clínica privada trae a Sevilla un novedoso tratamiento de salud mental

  • La estimulación magnética transcraneal profunda se utiliza para tratar a personas con depresión resistente severa, trastorno obsesivo compulsivo y adicciones 

El psiquiatra Álvaro Moleón (segundo por la izquierda) en el centro médico El Arenal con la máquina de estimulación magnética transcraneal profunda junto a otros compañeros.

El psiquiatra Álvaro Moleón (segundo por la izquierda) en el centro médico El Arenal con la máquina de estimulación magnética transcraneal profunda junto a otros compañeros. / M. G.

La depresión, bien tratada, suele tener buen pronóstico, pero, para una minoría de pacientes, los tratamientos habituales no son eficaces. Para ellos existen otras opciones como el tratamiento electroconvulsivo y la estimulación magnética transcraneal profunda. 

Esta última novedosa intervención, que consiste en un procedimiento no invasivo y que, además de depresiones, es aplicable a otros trastornos de salud mental como las adicciones a sustancias psicoactivas, como cocaína, cannabis o alcoholismo, y el trastorno obsesivo compulsivo acaba de aterrizar en Sevilla de la mano del psiquiatra sevillano Álvaro Moleón. Una técnica que ya se está implementando en el centro médico Arenal de la capital, el único en la provincia con aval científico de la Comunidad Europea para su aplicación en estos tres trastornos, a través de la denominada Magventure X100, una maquina que permite profundizar en el estudio de las neurociencias, así como en el tratamiento de padecimientos y trastornos de personas en las que los tratamientos de psicoterapia y medicamentos no han resultado efectivos.

La sesión de estimulación magnética transcraneal profunda contempla la colocación de una bobina electromagnética -en concreto la Cool D-B80, específica para neuroestimulación profunda- sobre el cuero cabelludo del paciente, concretamente en la zona específica "donde están las estructuras cerebrales de la enfermedad mental a tratar", según explica Moleón. De este modo, el electroimán actúa sin provocar dolor para estimular las células nerviosas que se pretenden activar.

El proceso tiene una duración estimada de cuatro semanas con sesiones diarias que no exceden de los 20 minutos

En esta línea, uno de los puntos más favorables del procedimiento es "el escaso período de tiempo que lleva", pues la estimación es que el tratamiento dure cuatro semanas en sesiones diarias de lunes a viernes cuya duración no excede de los 20 minutos. De hecho, "hay dos posibilidades, la sesión en ráfagas de tres minutos, o la estándar de 19", resume Moleón.

Sobre los beneficios, Álvaro Moleón explica que se trata de una técnica que "no es invasiva, que no requiere de anestesia y cuyo proceso tiene lugar en una consulta médica". Asimismo, no contempla efectos secundarios, a excepción de "dolores de cabeza en ciertos casos, que se eliminan con fármacos analgésicos como paracetamol o ibuprofeno" y, en muy raras ocasiones, se podrían dar casos de convulsiones, en los que se pararía el tratamiento.

La aplicación de este novedoso método en Sevilla cuenta con el aval de la experiencia del equipo del doctor Moleón en la Clínica del Carmen en Huelva donde desde el pasado mes de mayo que se empezó a utilizar de manera pionera en Andalucía se han tratado ya unos 60 pacientes para los que han sido necesarias en torno a 2.000 sesiones. En su mayoría, explica el psiquiatra, casos de depresión (entre 40 y 50 pacientes), pero también se han tratado 15 casos de trastornos obsesivo compulsivos y unos siete pacientes con adicciones. El nivel de éxito lo demuestran los resultados. "Con la experiencia que tenemos podemos decir que un 70% de pacientes han mejorado considerablemente o les ha remitido su clínica. Podemos hablar de una mejoría del 50% en más del 70% de pacientes", indica. "Hasta Huelva se han desplazado pacientes de toda España, lo que da aún más valor a la importancia y beneficios del tratamiento", añade.

La previsión es que el abanico de patologías a tratar se amplíe y no se reduzca únicamente a la depresión, trastornos obsesivos compulsivos y adicciones (tabaco, alcohol y cocaína). Por ello, se espera que los organismos europeos y la Administración de Medicamentos de Estados Unidos den luz verde a la fibromialgia, migrañas, demencia o estrés postraumático, "tras los buenos resultados obtenidos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios