Calle Rioja

El concejal número nueve

  • Gratitud. Muere en Sevilla Pérez Sindreu, cuyo escaño en las elecciones municipales del 79 convirtió a la UCD en el grupo con más concejales

Algunos de los concejales de la UCD, en la constitución del Ayuntamiento en abril de 1979. Algunos de los concejales de la UCD, en la constitución del Ayuntamiento en abril de 1979.

Algunos de los concejales de la UCD, en la constitución del Ayuntamiento en abril de 1979. / D.S.

FUE la prueba de que la UCD fue el partido más votado en las elecciones municipales celebradas el 3 de abril de 1979, las primeras de la democracia. Francisco de Paula Pérez Sindreu (Barcelona, 1928-Sevilla, 2019) iba de número nueve. El grupo del partido fundado por Adolfo Suárez obtuvo un concejal más que los ocho del PSOE y del PSA y los seis del Partido Comunista. El acuerdo entre los tres partidos mandó a la UCD a la oposición. Iba de número nueve, como el preso de Elvis.

El candidato a la alcaldía era Rafael López Polanco. Pérez Sindreu falleció la semana pasada, con 90 años. “Me maravillaban sus conocimientos de Numismática”, me decía ayer López Polanco, el inédito alcalde de la mayoría más relativa del municipalismo sevillano. “Aprovechó el tiempo en el Ayuntamiento para estudiar el patrimonio numismático de la corporación”.

Nació en Barcelona un año antes de la Exposición Internacional que tuvo lugar en la capital catalana y que noveló Eduardo Mendoza en La ciudad de los prodigios. Llegó al Ayuntamiento con su doble bagaje de licenciado en Química y doctor en Historia, datos que aparecen en el libro La historia de ocho elecciones municipales (Rafael Rodríguez, Manuel Vicente Navas, Enrique Benigno Montero).

Por amistad con Manuel Clavero Arévalo, en 1976 ingresó en el Partido Social Liberal Andaluz (PSLA), formación que más tarde se integró en la UCD. Trabajó como agente comercial al tiempo que acababa sus estudios universitarios. Fue profesor de Historia en la Universidad Hispalense.

Formaba parte de la candidatura que encabezaba Rafael López Palanco y que completaban Miguel Sánchez Montes de Oca, Manuel Laguna Rodríguez, Benito Mateos-Nevado, Eugenio Alés Pérez (que fue diputado en el Congreso), Sebastián Vázquez Risueño, Antonio Pavón (uno de los cuatro arquitectos de aquella corporación) y Antonio Fontán, sobrino del primer presidente del Senado.

Fue un concejal siempre leal al Ayuntamjento que presidió el andalucista Luis Uruñuela. En ese mismo libro se da cuenta de que no pudo terminar su mandato municipal a causa de unos problemas cardiacos. En marzo de 1982 dejó el Ayuntamiento, siendo sustituido en el grupo centrista por Ramón Espejo Pérez de la Concha. Ese año también abandonaron la corporación Alonso Balosa y Amparo Rubiales, ambos del grupo comunista.

En 1990 consiguió el premio a la mejor tesis doctoral sobre Sevilla, de la Fundación Focus Abengoa, por La Casa de la Moneda. Su Historia. A través de su sobrino, Juan Antonio Romero, editor, enfermero en radiología de la Mama, novelista –le presenté en la capillita de San José Un Murillo para una conjura– concerté con Pérez Sindreu una entrevista para la serie Plaza Nueva. Me llamó María del Carmen, su esposa, para aplazarla por problemas de salud. Su sobrino me dio en la Hemeroteca la noticia de su fallecimiento. Nació en Barcelona, como el primer presidente no socialista de la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios