Sevilla

El conductor del atropello mortal niega que circulara marcha atrás

  • Dos jefes de Lipasam no ven posible que el vehículo recorriera 28 metros hacia atrás y aluden al margen de error del sistema GPS

Un camión de Lipasam en la calle Ayamonte, donde sucedió el fatal atropello. Un camión de Lipasam en la calle Ayamonte, donde sucedió el fatal atropello.

Un camión de Lipasam en la calle Ayamonte, donde sucedió el fatal atropello. / EFE / David Arjona

Comentarios 3

C.r.b.g., el conductor de Lipasam implicado en el atropello mortal de una mujer de 40 años el pasado 10 de abril en la calle Ayamonte del barrio de Palmete de la capital, declaró recientemente ante el Juzgado de Instrucción número 8 de Sevilla que "en modo alguno" circuló marcha atrás, que entró en la citada calle marcha adelante y "en ningún metió la marcha atrás".

El conductor, que se encuentra de baja médica actualmente y recibiendo apoyo psicológico, está acusado como presunto autor de un delito de homicidio imprudente. El investigado, que lleva trabajando en Lipasam desde el año 2001 y desde un año más tarde como conductor, explicó a la juez instructora María de los Reyes de Flores Canales que no solía ejercer sus funciones en el servicio de recogida de basura urbana, y que llevaba "una semana aproximadamente" en dicho servicio sin tener asignada una ruta concreta, sino más bien realizando labores de refuerzo y apoyo.

Sobre los hechos, C.R.B.G. narró a la juez que entró a trabajar a las 06:30 y le asignaron un camión automatizado y con cámaras para manejar los contenedores un único conductor.

El trabajador investigado explicó a la instructora que en la calle Ayamonte al iniciar la marcha hacía adelante es "cuando notó algo en las ruedas traseras, pensando en ese momento que era una bolsa de basura caída". El conductor, según su declaración, se bajó para ver qué es lo que había atropellado, "quedándose en shock cuando vio el cuerpo de una persona en la rueda trasera del camión". El chófer acusado, que "sólo ha tenido un proceso de baja laboral anterior por una lesión en el hombro", "no entiende por qué se insiste en lo de la marcha atrás y que si un testigo vio dar marcha atrás un camión pudo ser el de su compañero porque el suyo no lo hizo en ningún momento".

El jefe de tráfico de la recogida de residuos urbanos de Lipasam, que controla las rutas, ha testificado ante la juez que los datos de posicionamiento que maneja la Policía Local son los que los sistemas GPS facilitan, que tienen un margen de error, pero "no ve claro que del mismo pueda desprenderse un recorrido de 28 metros marcha atrás que afirman los agentes". Añadió que no le ve sentido porque el camión involucrado en el accidente no alcanza como punto hacia adelante el lugar donde se encuentran los otros contenedores, "por lo que no respondería nunca a una posible explicación lógica de haber recogido primero esos contenedores y después dirigirse marcha atrás a los del lugar del siniestro".

El jefe de servicio de sistema de Lipasam corroboró el margen de error "considerable" del sistema GPS, y afirmó que, una vez analizados los datos del camión, "no son concluyentes para poder indicar de modo fehaciente que el camión circulase marcha atrás antes del atropello". Salvo uno (el trabajador de una farmacia de la calle Ayamonte), de los testigos que se encontraban en la calle Ayamonte o trabajando en comercios de la vía, la mayoría han señalado que no vieron dar al vehículo marcha atrás ni escucharon las señales acústicas del camión para esta maniobra.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios