Coronavirus

Fallece un anestesiólogo de Valme después de 86 días de lucha titánica contra el Covid

  • Fernando Caba Barrientos era un referente nacional en seguridad del paciente y dolor agudo

  • No pudo conocer a su primer nieto, que nació el 22 de diciembre mientras él permanecía en la UCI

El doctor Fernando Caba Barrientos El doctor Fernando Caba Barrientos

El doctor Fernando Caba Barrientos

Fernando Caba Barrientos, jefe de sección de Anestesia en el Hospital de Valme, falleció en la mañana de este sábado después de 86 días de lucha titánica contra la enfermedad y 80 días en la UCI. Tenía 66 años y era una persona sana, sin patologías graves y no fumaba desde hacía 22 años.

Fernando Caba era un experto en dolor agudo y el referente del hospital para calidad y seguridad del paciente, así como miembro fundador del Sistema Español de Notificación y Seguridad en Anestesia y Reanimación (SENSAR).

Caba ha sido una de las personas que más tiempo ha estado ingresado en la UCI de Valme, 80 días de lucha denodada de él mismo y sus compañeros en los que superó momentos críticos seguidos de recaídas hasta que este sábado se produjo el fatal desenlace.

Nacido el 4 de diciembre de 1954 en Granada, se licenció en la Universidad de Sevilla e hizo la especialidad de Anestesia en el Hospital Virgen Macarena entre los años 1976 y 1979. Luego trabajó en el hospital de Cabra (Córdoba) y desde 1986 estuvo destinado en Valme.

Desde 2004 era jefe de sección de Dolor Agudo en este centro,  especialidad en la que estaba considerado un referente nacional y como tal publicó numerosos artículos en revistas especializadas, libros y participó en congresos. También era profesor asociado en la Facultad de Medicina de Sevilla y miembro destacado del SENSAR.

Desde 1986 compartió centro de trabajo con su esposa,  Mercedes Echevarría Moreno, en la actualidad jefa de servicio de Anestesia en Valme. Fernando Caba tenía un hijo y se da la circunstancia de que mientras estaba ingresado en la UCI nació su primer nieto, el 22 de diciembre, al que no pudo conocer.

Sus compañeros destacan de él que era una persona “perfeccionista y buen compañero, adoraba su especialidad, muy respetuoso con los pacientes y un profesional inquieto, curioso y emprendedor”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios