Coronavirus El Covid se dispara en las residencias de mayores de Sevilla con más de 500 contagios

  • Más del 75% se corresponden con ancianos usuarios de estos centros

  • Un tercio de los positivos en el geriátrico Domusvi de Alcalá de Guadaíra se han confirmado tras su medicalización y hay siete fallecidos

Dos ancianos conversan en un banco con mascarilla. Dos ancianos conversan en un banco con mascarilla.

Dos ancianos conversan en un banco con mascarilla. / José Ángel García

El coronavirus irrumpe con fuerza entre los mayores. En las últimas semanas se están cumpliendo las peores previsiones y la pandemia vuelve a extenderse sin freno entre los ancianos de residencias de toda la provincia. Estos centros, que ya fueron uno de los principales focos de la enfermedad en toda España en la primera ola de la pandemia, vuelven a situarse en el punto de mira en una segunda etapa que, aunque arrancó allá por mediados del mes de julio con una mayor afectación entre la población más joven y sin riesgos aparentes, vuelve a cebarse con el colectivo más vulnerable.

Los contagios se multiplican y las muertes, lamentablemente, se hacen cada vez más numerosas ante una situación que la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM) considera "crítica" y con visos de un "empeoramiento progresivo" en los próximos días. 

En Sevilla, más de 400 ancianos que viven en geriátricos tienen el virus activo en estos momentos o presentan síntomas compatibles con la enfermedad, según los datos recopilados por la Consejería de Salud y Familias en la última actualización del Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) sobre la situación de los centros residenciales y sociosanitarios publicada el pasado 22 de octubre. Son 74 personas más que dos semanas antes, lo que demuestra que el virus sigue expandiéndose por el eslabón más débil de nuestra sociedad.

Cerca de 800 residentes están en aislamiento preventivo dentro de los asilos afectados

De ese total de afectados por el virus, 382 son casos positivos y de ellos, 39 están hospitalizados. Los mayores con síntomas de sospecha son 21 y hay otros 783 ancianos en aislamiento preventivo por su relación con los contagiados pero que hasta la fecha no han presentado sintomatología. Dos semanas antes, a fecha de 9 de octubre, los contagios confirmados eran 304, con 49 ingresos hospitalarios, 24 casos estaban en sospecha y 374 en aislamiento preventivo.

No sólo entre los mayores se extiende el virus. Los trabajadores de estos centros también están sufriendo las consecuencias más graves de la pandemia y según los datos oficiales de la Consejería de Salud, hasta el pasado día 22 eran 123 los empleados que tenían confirmado su contagio, más otros 39 con síntomas compatibles con el virus. Unas cifras que suponen un 17,3% más de afectados, en 15 días teniendo en cuenta que a fecha del pasado 9 de octubre, los positivos entre los trabajadores de las residencias eran 98 y los casos con síntomas de sospecha, 39.

Así todo, 505 contagios entre mayores y empleados de centros de ancianos repartidos por buena parte de la provincia, pero que concentran su mayor incidencia en los siete brotes que la Consejería de Salud y Familias mantiene activos, es decir, que a día de hoy siguen sumando nuevos casos, y que afectan a la residencia Los Olmos de Mairena del Aljarafe, donde hay 20 personas afectadas de las que 14 son residentes y seis trabajadores. Además, tres usuarios han fallecido en este centro desde que se confirmara el brote el 7 de octubre; la residencia Madre de Écija, donde son 30 los casos diagnosticados, divididos entre 19 residentes y 11 trabajadores y donde, además, se ha notificado un fallecido; el centro Sagrados Corazones de Sevilla, dirigida por la Congregación de Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones y ubicada en el barrio de Palmete de la capital, con 15 casos (6 residentes y 9 trabajadores) y un fallecido desde que Salud informara de este foco hace justo una semana; el geriátrico Manuel Ridruejo de Sevilla, más conocido como residencia de la Avenida de Andalucía y situada justo frente a las instalaciones de Tussam, que reúne 11 contagios entre residentes y tres en trabajadores. Este centro suma, además, una muerte; el centro Miguel Molinero, del municipio Herrera, con 36 positivos entre 28 residentes y ocho trabajadores; la residencia Virgen de las Angustias en Alcalá del Río, donde hay 35 mayores contagiados y dos empleados; y la residencia Domusvi Alcalá de Guadaíra, donde Salud cuantifica 66 casos y un fallecido y que fue medicalizada el pasado día 15, siendo asumida la dirección médica por el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Una estrategia ampliamente rechazada por la organizaciones de mayores de Andalucía que abogan por la evacuación de los mayores contagiados como "la única solución" para que el virus no se propague dentro de las residencia y "preferentemente desviarlos a hospitales que es donde disponen de más medios para su tratamiento y recuperación". "La Junta utiliza estos recursos, pero no para todos los contagiados de un mismo centro sino para algunos dejando siempre a contagiados dentro de las residencias", denuncia el presidente de FOAM, Martín Durán, que añade que, según los datos facilitados por la propia residencia de mayores Domusvi Alcalá de Guadaíra, "los contagios no han hecho más que aumentar desde que fue medicalizada".

Salud cuantifica 1.083 contagios y 200 muertes desde que estalló la pandemia

Según las mismas fuentes, el brote en este centro se declaró el pasado 1 de octubre con el contagio de tres residentes y tres trabajadores y fue medicalizado el día 15 de octubre, cuando se encontraban contagiados 42 residentes y 12 trabajadores y se habían producido dos fallecimientos. A fecha 25 de octubre y tras 10 días de medicalización, señala Durán, "son 61 los casos positivos entre residentes, 22 entre trabajadores y han fallecido nueve personas". Una cifras que avalarían la teoría de FOAM ya que un tercio de los contagios registrados en esta residencia se han confirmado tras la medicalización.

"Añadir a esta tragedia que cuando se procede a sectorizar una residencia por contagios se aíslan a todos los residentes, a los contagiados y a los sanos, con las consecuencias terribles a efectos tanto físicos como cognitivos que supone confinar en una habitación a una o dos personas sanas aisladas durante el tiempo que dure el contagio en el centro", añade Durán.

Desde que estalló la pandemia, los datos oficiales de la Junta contabilizan 1.083 contagios entre los ancianos usuarios de estos centros, de los que 101 se han confirmado en los últimos 14 días. Los fallecidos ascienden a 200 y los curados a 532.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios