Covid persistente El centro Crecer de Sevilla crea una unidad pos-Covid para tratar secuelas

  • Se realizan sesiones de Logopedia, Fisioterapia y Neuropsicología, para atender los problemas cognitivos, motóricos, del lenguaje y la deglución ocasionados por la enfermedad

El equipo de profesionales que conforman la unidad una unidad de Rehabilitación Post Covid del centro Crecer.

El equipo de profesionales que conforman la unidad una unidad de Rehabilitación Post Covid del centro Crecer. / M. G.

El centro de rehabilitación de daño cerebral Crecer ha puesto en marcha una unidad específica de rehabilitación pos-Covid con los protocolos adecuados para tratar a este tipo de pacientes, dado el incremento de pacientes que padecen secuelas neurológicas originadas por el Covid-19.

Según ha explicado la doctora María del Rosario Domínguez, directora médica de Crecer, "el 15% de los pacientes que han sufrido Covid requieren rehabilitación neurológica durante aproximadamente entre uno y tres meses". "Pero lo más importante es tener en cuenta que para lograr éxito en la rehabilitación hay que contar con un equipo multidisciplinar especializado en daño cerebral", ha dicho.

Los principales problemas que presentan los pacientes que solicitan tratamiento en la unidad son disfagia, déficit neuropsicológicos, logopédicos y motóricos, que una vez superada la enfermedad ocasionan importantes limitaciones en sus actividades de la vida diaria. De hecho, también se ha creado la Unidad de Disfagia, que está integrada por médicos y logopedas que han desarrollado unos protocolos en base a nuestra experiencia desde 1997.

El doctor en Neuropsicología, Fernando Machuca Murga, ha destacado que "entre los problemas neuropsicológicos que padecen los pacientes referidos, los déficits de concentración y de memoria junto con dificultades para la toma de decisiones y para resolver problemas que hasta antes de la enfermedad resolvían sin dificultad son los que más ansiedad y afectación emocional generan en los pacientes y también en las familias".

A nivel logopédico, según ha referido Antonio Arriaza, están observando como son frecuentes los casos en los que los pacientes, tras un periodo de hospitalización y su paso por la UCI, presentan posteriormente incapacidad o dificultades para la deglución (Disfagia) que les impide poder realizar con normalidad una actividad tan necesaria como comer, afectando no solo fisiológicamente al paciente, sino limitando sus posibilidades de relaciones sociales por la incapacidad para la alimentación oral. "Recuperar el control de la deglución les permite, por ejemplo, volver a sentarse a la mesa con familiares y amigos, algo que valoran mucho".

Y en el campo de la rehabilitación física, Juan Manuel Álvarez, fisioterapeuta, ha advertido que algunas de las secuelas más frecuentes que se están encontrando son la polineuropatía como consecuencia de los largos internamientos en la UCI, así como también problemas de movimiento propio de la afectación pos-Covid, que se manifiesta con debilidad general, con la incapacidad para mover los brazos y las piernas, con problemas de equilibrio y de sensibilidad. "Se diseña un tratamiento especializado en fisioterapia para estas personas y se les intenta devolver la mayor calidad de vida posible", ha subrayado Álvarez. 

El asesor científico de Crecer, el catedrático de Neuropsicología de la universidad de Sevilla, el profesor José León Carrión, ha recordado que, en todos estos casos, la intervención rápida es fundamental para poder atajar los síntomas con las menores consecuencias a largo plazo. Y también que el Centro andaluz es "un referente en rehabilitación neurológica para España y Latinoamérica. Atendemos a los pacientes con daño cerebral infantil y adulto desde 1997 a partir de un abordaje multidisciplinar dirigido por profesionales, con unos protocolos que hemos ido perfeccionando a lo largo del tiempo y buscan que los pacientes recuperen las máximas funciones y vuelvan a tener una mayor independencia y calidad de vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios