Malu del Río | Número 8 del PP en Cádiz | Elecciones Andalucía

"Es más fácil ganar un campeonato de España que ganar las elecciones el 2-D"

Malu del Río, con sus esquís. Malu del Río, con sus esquís.

Malu del Río, con sus esquís. / Román Ríos

Malu de Río (San Fernando) no está entrenando todavía porque está echando el resto en la campaña de las elecciones andaluzas para el 2 de diciembre. Esta isleña es, además de aspirante a diputada, campeona de España de esquí alpino adaptado y sueña con llegar a unos Juegos Paralímpicos.

–¿Cómo se puede ser campeona de España de esquí alpino adaptado habiendo nacido en San Fernando?

–Fue después de que me amputaran una pierna tras una lesión que se complicó. En el hospital donde me operé, en Madrid, me propusieron hacer un curso de esquí y así me enamoré de la nieve. A los quince días de salir del hospital. Aún no me habían quitado los puntos.

–El origen de su discapacidad se debe a una lesión de rodilla que se hizo jugando al baloncesto.

–Con 22 años jugaba en el Caja de Ronda, que hoy se llama Unicaja. Jugando con la selección gaditana tuve una lesión de menisco que acabó siendo una desarticulación de cadera. Los médicos me dijeron que fue por un virus o una bacteria que cogí en un quirófano. Estuve varios días en coma en la UVI. Después de treinta y tantas operaciones dejé de contar.

–Y es después cuando empieza a competir con los esquís.

–Empecé en el equipo de la Fundación También, que me devuelve a la competición. Empiezo a entrenar de nuevo enSierra Nevada el 5 de diciembre.

–Eso son sólo tres días después de las elecciones autonómicas del 2 de diciembre, en las que está involucrada de lleno. ¿Por qué da ese salto a la política?

–Lo di un poco antes. Después de vivir un tiempo en Madrid volví a San Fernando y José Loaiza [líder del PP] me llamó para ir en la candidatura de las municipales en 2015 con él. Me quedé a las puertas. Ahora me ha llamado José Ortiz. Me quedé un poco sorprendida, pero acepté. Lo hice porque creo que desde la política se puede luchar por los derechos de las personas con discapacidad. Creo que tenemos otro punto de vista.Estando en Madrid me involucré mucho en una asociación de amputados, de la que fui vicepresidenta nacional. Ahora quiero pasar al otro lado para que toda la experiencia que tengo pueda servirle a los demás.

–¿Hay mucha diferencia entre el asociacionismo y participar directamente en política?

–Es una forma diferente de verlo todo. No es lo mismo pedir ayudas que ser tú a quien se la piden. Las personas con discapacidad tenemos muchas necesidades. Todavía hay un catálogo ortoprotésico que todavía tiene prótesis de madera y, a veces, hablas con el político del ministerio y te dice que no tiene ni idea de que existe. Eso es lo que me hizo decidirme a dar el paso para ver si era capaz de conseguir algo. Aunque ya me he dado cuenta de que también es muy difícil estar en el otro lado.

–Entra en política en un momento complicado. La desafección hacia las instituciones y los partidos lleva varios años en unos niveles altísimos.

–Soy optimista en que se pueden cambiar las cosas. Yo pienso que vale la pena. Es como cuando yo salí de la amputación. Tienes dos caminos, quedarte en tu casa con tu pena o tirar para delante y que tu vida sea plena, como la de los demás o muy semejante a la de los demás.

–¿Queda mucho por hacer, a nivel autonómico, para mejorar la vida de las personas con discapacidad?

–Es donde más hay por hacer. Hay que dejar claro que la vida no acaba con un accidente. Yo voy a los colegios a contarles a los niños que los deportes que yo practico no son diferentes a los que practican ellos. Cuando me amputaron me dijeron que me tenía que integrar en la sociedad. Hay que preparar a la sociedad para que los discapacitados estén ya integrados, no que se tengan que integrar de nuevo.

–¿Qué es más complicado, ganar un campeonato de España de Esquí Alpino o que el PP gane el próximo 2 de diciembre?

–Para mí es mucho más fácil ganar un campeonato. Lo controlas todo. Cuando llegas arriba sabes a lo que te vas a enfrentar. En las elecciones es difícil controlar la situación. Me encantaría que la gente confiara en nosotros. Queremos trabajar para que todo cambie. Creemos que la gente se lo merece. Yo creo que es más fácil ganar un campeonato porque dependes de ti mismo. En las elecciones dependes de mucha gente, que crea en ti y que te vote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios