Educación

La odisea de los erasmus sevillanos en Italia: "Las inmobiliarias ven el prefijo español y no descuelgan"

Estudiantes Erasmus descansan en una calle de Ferrara por no encontrar piso.

Estudiantes Erasmus descansan en una calle de Ferrara por no encontrar piso. / M. G. (Huelva)

Lo que tendría que haber sido un inicio de curso ilusionante, el arranque, quizás, de su año académico más especial, se ha convertido en una pesadilla. Universitarios españoles recién llegados a Italia para comenzar su experiencia Erasmus están sufriendo, como cientos de jóvenes de todo el país, la desesperada búsqueda sin éxito de un alojamiento. ¿El porqué? "Ser español", han denunciado estos días los afectados en redes sociales y medios de comunicación. Entre ellos, una sevillana estudiante de Arquitectura en la Universidad de Sevilla que, aunque desde el anonimato, accede a contar en este periódico lo que allí está pasando.

Atiende el teléfono en la calle donde se ha quedado, literalmente, tras haber acabado este jueves el alquiler temporal de una habitación que, "con mucho trabajo", encontró a través de Airbnb junto a tres compañeros más en sus misma situación. Esta noche la pasará en casa de una de las "pocas afortunadas" que tiene piso y este viernes entrará en otro alojamiento temporal hasta el martes junto a nueve jóvenes más. A partir de entonces, su estancia queda en el aire, aunque confían en poder entrar en una casa a las afueras de Roma que han conseguido por mediación de un cura.

El rechazo impasible de las inmobiliarias no afecta únicamente a esta joven sevillana. Asegura que el grupo de españoles afectados es de unos 130 estudiantes de toda España, entre los que se encontrarían, según calcula, nueve estudiantes de la Universidad de Sevilla y sólo una chica tiene piso. 

Pero, ¿qué está pasando? Su odisea para conseguir alojamiento en Ferrara, una provincia de la región de la Emilia-Romaña, en cuya universidad tiene concedida una beca Erasmus, comenzó entre abril y mayo. La joven asegura que empezó a buscar rápidamente alojamiento en páginas online, como Idealista, y a través de grupos de Facebook, sin éxito. "No me cogían el teléfono y no me contestaron a nada", afirma. Pese a ello, la estudiante decidió viajar el pasado jueves, empujada por otros compañeros que le aseguraron que una vez allí "todo sería más fácil". 

Con esa "ilusión", asegura la joven, empezó a buscar una vez llegada a Ferrara. Las respuestas fueron las mismas. Evasivas de las inmobiliarias y la negativa de las pocas que accedían a atenderle. Ante esta situación, explica la erasmus, están intentando buscar alojamiento en ciudades cercanas, también sin éxito. "Nos discriminan por ser de fuera. He llamado con mi teléfono a muchas inmobiliarias y no me cogen ni el teléfono, sin embargo, sí se lo han cogido a un compañero italiano. Es por el prefijo. Lo ven y ya no nos atienden. Fuimos a visitar unas habitaciones y a los dos días nos dijeron que se lo habían dado a unas italianas. Es una discriminación", apostilla y apunta que la única respuesta que le han dado algunas inmobiliarias a esta negativa es la "mayor cantidad este año de estudiantes italianos tras la pandemia" y la "falta de alojamientos libres".

La joven asegura que están "solos" que no cuentan con ayuda de las universidades a las que están vinculados. "Estamos en una montaña rusa continua. Pensábamos que no tener alojamiento iba a ser algo temporal y que ya hoy tendríamos piso, pero vemos que pasa el tiempo y nada. Vamos de un lado para otro cargadas con las enormes maletas que nos hemos traído, no podemos lavar la ropa sucia y hemos pensado que estamos más cerca de volver que de quedarnos", lamenta.

Así, afirma que la Universidad de Ferrara no aporta solución alguna. "Nos dicen que deberíamos haber buscado piso antes, pero la realidad es que no hemos parado de llamar a viviendas de alquiler desde junio y en todo momento la respuesta fue negativa", relata la estudiante de la Hispalense, que indica que la universidad, una vez se ha difundido la noticia en los medios italianos, han recibido un correo en el que se le pregunta si tienen o no alojamiento. Por su parte, la joven afirma que desde la Universidad de Sevilla se le ha comunicado que no pueden hacer nada porque el alojamiento no está en sus competencias.

Asimismo, fuentes de la institución académica han confirmado a este periódico estar al tanto de la situación que están viviendo algunos de sus estudiantes en la provincia italiana, aunque asegura, no haber recibido "quejas" al respecto. No obstante, la US informa de que está procediendo a "poner en contacto a estos alumnos con dificultades para encontrar alojamiento con titulares de erasmus de años anteriores que se han alojado allí". Al mismo tiempo está a la espera de información por parte de la Universidad de Ferrara.

Según los datos oficiales, en Italia hay 557 titulares de la US en Italia de los 381 ya se encuentran en sus destinos y el resto tienen fecha de salida hasta final de mes. Asimismo confirman que, en concreto, en Ferrara, hay ocho alumnos, dos de la Facultad de Farmacia, y el resto de la Escuela Técnico Superior de Arquitectura (ETSA).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios