Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

La familia de Maloma lleva su caso a la ONU

  • Ha presentado junto a dos familias españolas más denuncias ante el Alto Comisionado de Derechos Humanos por las retenciones de las tres jóvenes en Tinduf.

Maloma Morales de Matos. Maloma Morales de Matos.

Maloma Morales de Matos.

Tres familias españolas de acogida, entre ellas la de la joven Maloma, han presentado denuncias ante el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU por el caso de otras tantas jóvenes mayores de edad retenidas en los campamentos de Tinduf (Argelia) en contra de su voluntad por su familia biológica.

Con esta medida, pretenden poner de manifiesto el incumplimiento del Gobierno de Argelia y del Frente Polisario respecto a su obligación de proteger, salvaguardar y garantizar los derechos humanos de estas tres mujeres, que llevan retenidas en contra de su voluntad entre tres y seis años.

Las denuncias han sido presentadas personalmente por las familias afectadas y dirigidas y canalizadas a través del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra. Responden a los casos de Koria Badbad, Darya Embarek y Nahjiba Mohamed, según ha informado la familia de la joven Maloma Morales de Matos, otra chica saharaui retenida en los campamentos de Tinduf en contra de su voluntad.

Las cuatro jóvenes llegaron por vez primera a España siendo unas niñas, en el marco del programa Vacaciones en Paz por el que miles de niños saharauis han veraneado en España, aunque muchos de ellos se han quedado más tiempo por expreso deseo de sus familias biológicas.

Maloma, Koria, Nahjiba y Darya tardaron años en conseguir un pasaporte argelino que les permitiera visitar a su familia en Tinduf y, al cumplir la mayoría de edad, en una de estas visitas ya nunca regresaron a España. En algunos casos, sus padres adoptivos siguen en contacto con ellas por teléfono pero en otros, como es el caso de Maloma y de Koria, no hay comunicación alguna.

Las familias españolas de las jóvenes avisan de que existen más casos parecidos -medio centenar, según señalan-, pero muchas familias tienen miedo de denunciar por temor a que las jóvenes sufran represalias.

Argumentos de la denuncia

En las denuncias, se acusa al Frente Polisario y el Gobierno de Argelia de connivencia en la violación de los Derechos Humanos de las tres jóvenes saharauis, "especialmente aquellos que se les conculca y que están referidos al reconocimiento de la identidad jurídica, la libertad de movimiento y la capacidad de pensamiento, opinión, expresión y comunicación".

En un comunicado remitido por la familia de Maloma, los familiares cargan contra el Frente Polisario por defender insistentemente que las jóvenes afectadas no han denunciado a sus familias biológicas, cuando han sido reiteradas las ocasiones en que lo han hecho, y su argumentación de que se trata de casos aislados o problemas familiares cuando en realidad es "un problema de Derechos y político de primer orden".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios